COLUMNA BÚSQUEDA. ¿UN GOBIERNO CIUDADANO PARA MORELIA? Por Andrés Resillas

AMA 8 junio 5

Se lo pregunté ayer a Alfonso Martínez Alcázar y no me convenció su respuesta. Su planilla está llena de ex militantes de varios partidos, quienes portan la cultura y política partidista. Están acostumbrados a toda la serie de artimañas y golpeteo por alcanzar el poder político a como dé lugar. Nada que ver con auténticos ciudadanos que tuvieron que emerger de la sociedad.

Fue claro el mensaje de los morelianos en votar por el candidato independiente. No quieren representantes de los partidos y cuando existe la oportunidad de demostrar ese rechazo lo hacemos como el pasado domingo 7 de junio.

Alfonso Martínez tuvo la valentía de salir de las filas del PAN en medio del escándalo y de defender su trabajo político. El error panista lo tenemos a la vista: no supo o no quiso impulsar la carrera de este moreliano.

Pero o sorpresa que nos llevamos, cuando al celebrar el triunfo aparecen personajes cono Antonio Plaza y Alma Bahena, junto con su esposo Mariano Sánchez. Vividores de la política partidista y lo que menos tienen es ser ciudadanos comunes y corrientes.

Es más, Alma Bahena tuvo que recurrir a sus compañeros perredistas en el Congreso del Estado para que la designaran consejera ciudadana en la Comisión Estatal de Derechos Humanos. ¿Qué ha hecho por los ciudadanos en ese órgano? Nada. Y a nosotros los periodistas nos consta.

Alfonso Martínez Alcázar tiene el compromiso de innovar y de cambiar todos los lastres que han dejado los gobiernos generados por el sistema partidista.

Un ejemplo de ello es el Consejo de la Ciudad, dizque integrados por ciudadanos. La mayoría de ellos representantes de organizaciones fantasmas. Sólo Cristina Cortés, Rogelio Guzmán y algunos otros se salvan, pero muchos lo han utilizado como trampolín político y hasta para incurrir en actos de corrupción y de nepotismo.

Figuras como la Contraloría Ciudadana y los Observatorios ciudadanos y observadores o inspectores ciudadanos en los procesos de adjudicación y licitación de servicios y obras deben de crearse en el nuevo gobierno moreliano.

El gobierno abierto, para hacer realidad la transparencia y la rendición de cuentas es otro elemento fundamental en la nueva administración.

Y no estamos de acuerdo con que invite a miembros de partidos, menos de donde él viene.

Veremos si Alfonso conforma un gobierno de ciudadanos. Lo prometió. Nada de compadrazgos ni amiguismos.

No hacerlo, será traicionar la confianza depositada en las urnas por los morelianos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.