REPORTAJE: FRACASÓ LA POLICÍA COMUNITARIA EN LA TIERRA CALIENTE Por Andrés Resillas

Fuerza Rural

  • //Michoacán nuevamente serán un estado sitiado por las fuerzas federales//
  • El crimen organizado logró infiltrar a la fuerza rural//
  • Las mentiras del comisionado Alfredo Castillo//

 

Con el anuncio del comisionado Alfredo Castillo Cervantes de que serán el Ejército Mexicano, la nueva Gendarmería y la Policía Federal quienes garanticen la seguridad en Apatzingán, Buena Vista Tomatlán, La Ruana y La Mira, significa el fracaso de la implementación del modelo de la policía comunitaria en la Tierra Caliente y en la zona de Lázaro Cárdenas.

Michoacán será un estado policiaco, donde la mano dura del Estado a través de la gendarmería, del ejército mexicano y de la policía federal no terminarán con el grado de violencia en la zona de la Tierra Caliente de Michoacán, Guerrero y el Estado de México.

A excepción de la comunidad indígena de Cherán, donde ninguna autoridad externa tuvo intervención y fue la mayoría de sus habitantes quien decidió la forma de defenderse del crimen organizado y de gobernarse de acuerdo a sus usos y costumbres, ningún otro municipio tuvo éxito para alcanzar que la policía comunitaria fuera la solución al problema de la violencia.

Al final del camino y a un año de que llegara el comisionado Alfredo Castillo Cervantes nos encontramos con la siguiente declaración: a partir de enero o ya en estas fechas, tanto la gendarmería, el ejército o la policía federal toman el control de la seguridad en los municipios de Apatzingán, Buenavista Tomatlán, La Ruana y La Mira, es decir gran parte de la tierra caliente y de la zona costera.

Los términos de policía rural y fuerza ciudadana comenzaron a desaparecer de la Tierra Caliente porque no solamente fueron inoperantes, sino porque fueron infiltrados por el crimen organizado, que ahora los controla.

El fenómeno del narcotráfico y la producción de metanfetaminas no permitieron que se creara una auténtica policía comunitaria, que defendiera los intereses de los ciudadanos. Pues esa industria es tan poderosa, que siguen existiendo cientos de laboratorios clandestinos para la producción de metanfetaminas, drogas sintéticas como el “hielo” y la “piedra”.

Ahora ya aparecieron nuevos cárteles que los están haciendo funcionar, como los llamados “Viagras” y otros que están controlando parte de la Tierra Caliente y Costa.

El asunto es muy complejo. Y la violencia sigue estando presente porque son demasiadas personas involucradas con la delincuencia y la Federación jamás atacó de raíz el problema, sino que solamente tuvo la intención de contenerlo.

El tráfico de precursores químicos procedentes de China y el oriente que llegan a los puertos de Lázaro Cárdenas y de Manzanillo es la vía que alimenta a esos laboratorios productores de drogas sintéticas.

En la zona más alta e intrincada de Tepacaltepec y Coalcomán, colindando con Chinicuila es donde se ubica la mayoría de los laboratorios, ello de acuerdo con habitantes de la zona.

Su alto grado de ganancias propicia que los intereses sean muy fuertes y que la disputa por la zona no deje de ser violenta y surjan nuevos grupos de delincuentes.

El fracaso de la Policía Comunitaria

En las propias palabras del comisionado Alfredo Castillo Cervantes está la explicación de cómo ocurrió la contaminación de lo que en una primera instancia se llamaron Las Autodefensas, cuya primera aparición fue gracias a la intervención de José Manuel Mireles, quien en Tepalcatepec aplicó la misma estrategia aplicada en la comunidad indígena de Cherán.

Castillo Cervantes afirmó que en un momento inicial se presentó el fenómeno de los “perdonados”, que eran aquellos que se decían arrepentidos de haber pertenecido a las filas de Los Caballeros Templarios y que ahora regresaban a sus comunidades de origen buscan reintegrarse.

En la declaración oficial de Castillo Cervantes (entrevista con la Revista Nexos) afirmó que cada día eran más los “perdonados” que aparecían y que pretendían incorporarse a la nueva Fuerza Rural.

“Llegó un momento en que debimos tomar una decisión sobre los perdonados, pues si aceptábamos a uno, tendríamos que aceptar a todos los demás, por eso decidimos no permitirlo y no los aceptamos”.

Tal declaración es falsa, pues sí lo hizo. Lo que propició que Los Caballeros Templarios enviaran a muchos de sus miembros como arrepentidos para incorporarse a la Fuerza Rural y lograr tener injerencia y control de ella.

Pronto la ciudadanía, no sólo de la Tierra Caliente, sino de otras partes de la entidad observó como aquellos que los extorsionaban a nombre de Los Caballeros Templarios, ahora estaban representando a la nueva Fuerza Rural.

Pero al mismo tiempo, las autoridades federales lograron paulatinamente capturar a los principales jefes de los Templarios, incluyendo a muchos jefes de plaza, por lo que obligó a sus miembros a replegarse hacia las zonas intrincadas de las diversas regiones de la entidad.

Eso propició un descontrol en las bases de los Templarios, que en algunas partes quedaron sin jefe inmediato y tuvieron que permanecer hasta la fecha como infiltrados en la Fuerza Rural.

Esa contaminación de la Fuerza Rural fue la base del fracaso del modelo de policía comunitaria que se ha aplicado en otras partes de América Latina, donde los índices de delincuencia y crimen organizado son muy altos.

En el caso de la Tierra Caliente, en la zona de Apatzingán, Buenavista y Tepalcatepec, fueron más de cinco mil personas las que presentaron solicitud para incorporarse a la Fuerza Rural.

De acuerdo con el comisionado Alfredo Castillo Cervantes, solamente aprobaron los primeros exámenes un total de 950 elementos.

“El resto tuvimos que mandarlos, una parte a centros de rehabilitación; otros les dimos un programa de empleo temporal y el resto lo mandamos a capacitación”.

Es decir que la Fuerza Rural inició con 950 elementos, apoyados por el ejército y la policía federal.

La estrategia del Gobierno de la República, a través del comisionado Alfredo Castillo primero fue de contención del crimen organizado para iniciar su combate:

“Porque como lo dijo el Presidente de la República, el secretario de Gobernación, empezamos una fase de contención, después una fase de reconstrucción, pero lo más importante es que el tema de fortalecimiento y de consolidación ya quede exclusivamente en manos de los michoacanos. Y en ese sentido queremos dejar los cimientos lo más firmes posible”.

Para nosotros lo más importante es sobre todo,  que se privilegie la vida de las personas, que no tengamos  alguna situación con muertes que lamentar, pero es parte del trabajo del día a día, ya la Secretaría de Hacienda nos ha autorizado  mil doscientas plazas adicionales, en ese sentido estamos capacitando y haciendo exámenes, cumplimos de aquí al 31 de octubre, que era la fecha que  había dado el Congreso para la evaluación de los prospectos a policías.

Con la evaluación de algunos, solicitamos que otros se vayan a evaluar directamente a la Federación, al centro y bueno, inclusive el Secretario de Gobernación, nos ha ofrecido que sean las propias instalaciones de la Policía Federal, concretamente en el área de gendarmes, los que nos puedan ayudar y apoyar en el área de capacitación para la gente que estamos reclutando y bueno, no es una tarea fácil pero estamos trabajando.

Carlos Monge: Como ciudadanos si vemos un retén por ejemplo, con ciudadanos civiles armados, ¿qué hacer? De repente nos han dicho que  están  aquí cerca, por ejemplo en el municipio de Acuitzio del Canje nos han reportado en su momento, incluso los paran y son civiles, porque hay una situación, puede ser que efectivamente sean policías rurales que aún no están uniformados porque tengo entendido que esto no se ha acabado todavía…

Alfredo Castillo: Déjame decirte que, qué bueno que me haces esta pregunta Carlos, nosotros no debemos de pasar del 20 de noviembre, para tener los uniformes con chip, que cualquier persona pueda hacer la identificación, con el nombre del  servidor público y además, entiendo que puede ser una situación un poco complicada,  pero vamos a subir a internet  el nombre de la persona que está dada  de alta para que puedan ver.

Y estamos ahorita con los fondos de las aportaciones de seguridad pública y en el tema ese de poner GPS tanto a los policías como a las patrullas y tener mejores mecanismos de control en puntos neurálgicos para poder ir acotando cualquier abuso o alguna acción por parte de la autoridad,

Esos mecanismos de control requieren de una reestructuración de la Secretaría, debemos irlo trabajando y no sólo el tema de la Secretaría, sino también la Procuraduría, en ese sentido esperamos aterrizar el modelo de seguridad pública y de procuración de justicia, no sólo para enfrentar el Nuevo Sistema de Justicia Penal, sino también para controvertir cualquier situaciones de éstas que se han presentado en los últimos meses.

¿Lo podemos denunciar cualquier ciudadano corriente?

Sí, claro.

Y estos elementos que pertenecen a la fuerza rural, ya traerán uniformes o alguna otra manera de identificarse?

No, los que no están uniformados no son Fuerza Rural. Yo te diría que tuvimos algunos problemas. En la época de lluvias, pues ellos ponían de pretexto que el uniforme estaba sucio y empapado, situaciones de esas.  Y buscamos uniformes con estas características, y se tuvo que cumplir con un proceso de licitación y de adjudicación, de entrega de tallas y bueno eso toma varias semanas.

Pero cualquier cosa que sea, que se denuncie. Es preferible tener el ejercicio de una acción penal.

También quiero comentar que el asunto del reclutamiento es complicado. Yo en todas las reuniones con las cámaras empresariales con las que me he reunido, les he pedido que nos ayuden en el asunto del reclutamiento, que las propias comunidades nos den perfiles.

Es una situación delicada y tenemos que apostarle a reclutar gente que tenga vocación de servicio. No necesitamos, y lo digo con todo respeto, ingenieros fracasados, médicos fracasados, abogados fracasados, necesitamos gente con vocación de policía, con identidad de policía, para nosotros tener los mejores investigadores y que tenga la policía que se merece Michoacán.

 

¿Qué es una auténtica policía comunitaria. Tenemos la definición del  especialista internacional Mauricio García Mejía:

 

En una primera instancia, es un modelo de policía que trabaja junto con la comunidad, para producir entre ambos el servicio de seguridad pública. Esto es desde el punto de la filosofía. Es una filosofía de la policía comunitaria.

Pero es un modelo muy difícil de cumplir, por lo que en muchas partes se llaman a estos cuerpos policías comunitarios sin contar con todos los requisitos que un modelo de policía comunitaria debería de tener.

Lo central es que la policía comunitaria trabaja junto con la ciudadanía en la construcción de la seguridad.

Esto se diferencia de manera muy radical de los modelos de policía tradicional, porque digamos, tradicionalmente el Estado se ofrecía como un prestador del servicio de seguridad, con una población beneficiaria de este servicio y que es más o menos pasiva.

Incluso en este concepto el Estado sabía lo que el ciudadano necesitaba en materia de seguridad. Según eso lo entendía mejor que el propio ciudadano y le daba un servicio el que consideraba oportuno.

El modelo tradicional de policía que el estado ofrecía estaba basado en su estructura, en su información, en su operación en una concepción de seguridad pública que la daba el Estado y no el propio ciudadano. Y esto que significa, que la concepción de la seguridad pública por parte del Estado, está basado en que la seguridad estaba en riesgo por  factores externos y esto dio lugar a dictaduras militares.

Una de las características principales de la policía comunitaria es que sirve para resolver problemas, no es una policía que tiene por objetivo reprimir; es una policía cuyos oficiales tienen un contacto permanente con el ciudadano.

No podemos decir que es una policía comunitaria cuando no conocemos a los policías de nuestro barrio.

No podemos decir que es una policía comunitaria cuando no se nos pregunta a nosotros o a nuestros representantes cuáles son nuestras necesidades de seguridad y cómo construir esas respuestas por parte del Estado ante la demanda del servicio de seguridad.

No se puede decir que es una policía comunitaria cuando no se le responde a la ciudadanía, y puede responder de muchas maneras, ya sea preguntando al ciudadano y siendo capaz de articular acciones junto con el ciudadano para responder a su necesidad de seguridad.

Hasta aquí la definición de la policía comunitaria. Pero también lo esencial de esa policía comunitaria es que fue formada por los propios ciudadanos, en defensa de su comunidad.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.