NUEVA ITALIA: LA IMPUNIDAD Y LA VIOLENCIA SIGUE PREVALECIENDO EN PERJUICIO DE LA CIUDADANÍA

170563_grande_fLOEovL5

Por Antonio Ramos Tafolla

Lo he dicho infinidad de ocasiones a través de mis colaboraciones periodísticas y una vez más lo señalaré: “Nueva Italia, ha sido por siempre un pueblo sin ley, en donde las autoridades municipales evaden responsabilidad y los cuerpos policíacos someten al conglomerado social en la más amplia y tolerada impunidad.

Nueva Italia, Mpio de Múgica, Mich., 16 de julio de 2015.- En respeto al dolor y pena por el que cruza la familia del conocido y prestigiado galeno Mario Ricardo Duarte Cano, hombre de trabajo y dado a brindar apoyo a los que menos tienen, tras la pérdida irreparable de su hijo mayor, Jesús Alberto Duarte, de 33 años de edad, asesinado durante las primeras horas del pasado lunes 13 de julio, me abstuve de puntualizar en torno al tema y fue hasta la mañana de este jueves 16 de julio, cuando finalmente pude darle mis condolencias al amigo, pero sobre, al afligido padre y por consiguiente, tener carta abierta para poder concluir esta nota periodística que considero de suma importancia para la convivencia armónica de la sociedad mugiquense.

Abusos de poder y violación de los derechos ciudadanos han sido muchos durante esta última administración municipal, infinidad de familias mugiquenses han sido atropelladas en sus derechos y privacidad domiciliaria, por las corporaciones policiacas de ayer y por las actuales, de manera preponderante por el “Frankenstein” policiaco conocido como Fuerza Rural y Ciudadana, herencia del nada bien ponderado Alfredo Castillo Cervantes.

Por muchas razones y circunstancias la sociedad mugiquense ha tenido que guardar silencio y comerse su coraje ante las pocas garantías para poder denunciar los hechos. “La Barandilla local, se ha convertido en la instancia del abuso en contra del “borrachín cotidiano” o del ciudadano que gusta disipar sus presiones a través de un trago en los cientos de expendios de bebidas embriagantes que la actual administración municipal ha permitido, mismos que en muchos de los casos están prácticamente junto a las puertas de los Centros Escolares y que permanecen abiertos hasta altas horas de la madrugada, gracias al disimulo que sus propietarios hacen a las corporaciones ante la omisa mirada de los integrantes del Ayuntamiento de Múgica y el alcalde de esta municipalidad.

Son muchas las cosas que urgen ser denunciadas, pero que lamentablemente por espacio, deberán ser retomadas para dejar constancia de la impunidad en que las autoridades ejercen el poder en agravio de la sociedad mugiquense.

Podrían y dirán seguramente, los todavía aduladores del actual edil mugiquense, que es un muerto más, la cosa no es por ahí, la autoridad municipal tiene por encargo constitucional responsabilidades que no puede evadir y que por lo tal debe cumplir; una de ellas es precisamente el garantizar la seguridad y convivencia armónica del núcleo social mugiquense.

Así, en el proceso de mi investigación para enfrentar el teclado de mi computadora y dar curso a estas líneas, lo primero que encontré fue un hermetismo total de los funcionarios públicos asignados a la Policía Federal y a los órganos policiacos mal llamados Fuerza Ciudadana y Fuerza Rural. La voz gruñona y hasta molesta del encargado de la bartolina, para decirme que ellos no podían dar información, fue el resultado de ese contexto.

¿Podría decirme quién sí tiene esa facultad? Le pregunté

Me importa conocer la de ustedes, precisé, pues compañeros de ustedes estuvieron presentes en el momento de los hechos, donde perdió la vida el joven empresario Jesús Alberto Duarte.

Una vez más le pedí su apoyo para poder entrevistar al jefe policiaco federal que sí tiene potestad para informar: “Es muy difícil localizarlo, pocas veces viene para acá”, me contestó molesto.

Finalmente, me increpó, ¿Quién es usted?

Soy un simple reportero, le dije, y me retiré.

Lamentable el hecho que quienes tienen la obligación de informar asuman actitudes por demás prepotentes, mismas que son del conocimiento de la sociedad, pero como en todos los casos hay que rescatar a los buenos policías.

Así, con la poca información que hasta el momento tenía en mi poder inicié el planteamiento de mi nota y de sus alcances, información que incluye el boletín emitido por la Subprocuraduría de Justicia en Apatzingán y el cual me parece interesante por lo frágil de su contexto informativo, de ahí que completo lo expongo a la opinión pública y como base de mis comentarios subsecuentes.

A la letra dice:

Nueva Italia, Mich.,13 de julio de 2015.- En las primeras horas de este día, fue localizado el cuerpo sin vida de una persona del sexo masculino que presentó heridas producidas por proyectil de arma de fuego.

El agente del Ministerio Público se trasladó hasta la calle Diego Topete de la colonia Reforma para dar fe del levantamiento del cadáver identificado como Jesús Alberto D., de 33 años de edad.

En el sitio también fue encontrada una camioneta Jeep color arena, la cual presentó orificios por arma de fuego.

El cuerpo fue trasladado al Servicio Médico Forense para practicarle la necrocirugía de ley.

Así de escueta fue la información vertida por la Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán, en torno al asunto. No obstante, hay que señalar que tras el telón oficial está la vigilante noche y testigos visuales del homicidio con muchas reservas y condiciones pusieron en la palestra de los hechos el nombre de la Fuerza Rural y Ciudadana.

Las autoridades municipales evaden su responsabilidad

Como ya ha sucedido en otras ocasiones las autoridades municipales de Múgica guardan silencio, se lavan las manos y se esconden para evitar ser cuestionados en torno a asuntos como en el que perdiera la vida el joven Jesús Alberto Duarte, hijo del conocido Doctor Mario Ricardo Duarte.

En ese contexto, intentamos conocer el posicionamiento de las Autoridades Municipales en torno al sonado homicidio, sobre todo, porque la vox pópuli puso en el escenario de los hechos la presunta presencia de los cuerpos policiacos antes mencionados, que se presume son los que tienen a su cargo la protección del ciudadano.

En ese sentido, habría que señalar lo injusto que resultaría el que el asesinato de este joven mugiquense quedara impune por el cobijo y omisión de las autoridades municipales. Por ello, sería conveniente que el Gobierno del Estado girara instrucciones precisas para que la PGJE diera claridad a este homicidio y explicara con precisión a la sociedad mugiquense quiénes integran estas corporaciones y a qué intereses sirven.

Hoy he querido narrar estos hechos en primera persona. Soy padre y como muchos padres mugiquenses me preocupa el escenario de violencia e inseguridad en el que se desarrollan nuestros hijos. Un escenario en donde las corporaciones policiacas no son dignas de confianza social por su dudosa procedencia.

Así y haciendo eco a los pronunciamientos del Gobernador de Michoacán, Salvador Jara Guerrero en el sentido de que tenemos una mejor seguridad y justicia, bueno sería que se dé claridad al homicidio y a la función de las corporaciones policiacas nacidas de la cuestionada estrategia de seguridad impulsada por el otrora comisionado nacional Alfredo Castillo Cervantes, que ha dejado mucho que decir.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.