MEJORAN RAZAS DE MAÍCES CRIOLLOS DE MICHOACÁN; HABRÁ MÁS PRODUCCIÓN

head_criollol2916

Por Margarita Blanco

Morelia, Michoacán. (Agencia Informativa Conacyt).- Dos razas de maíces nativos de Michoacán, Chalqueño y Tuxpeño, fueron mejoradas genéticamente en la Universidad Autónoma Chapingo (UACh) campus Morelia, con el objetivo de aumentar su rendimiento de grano (de cinco a 20 toneladas por hectárea) y disminuir su altura (de 3.5 a 1.50 metros) para evitar que el viento los derribe, lo que ocasiona que la mazorca se manche o se pudra con la consiguiente disminución en su productividad.

Se conservaron las características en ambas variedades: mazorcas gruesas para Chalqueño y largas para Tuxpeño, y el mismo sabor y textura del grano, pero se logró triplicar la cosecha al aumentar la densidad de plantas sembradas por hectárea, de 45 a 150 mil hasta 200 mil.

El doctor José Alfredo Carrera Valtierra, profesor investigador de la UACh, explicó que actualmente campesinos de la comunidad de Cantabria, en la Ciénega de Zacapu, Michoacán, apoyados por el Ayuntamiento de ese lugar, ya están probando la raza Chalqueño de porte bajo e híbridos que contienen su germoplasma, lo que representará beneficios para los agricultores, sobre todo los de escasos recursos, quienes todavía siembran maíces con plantas de tres y hasta cuatro metros de alto, con lo que se evita el fenómeno conocido como acame en el que el viento las derriba.

maiz2916

Esta modificación se obtuvo, luego de catorce años de investigación, gracias al cruzamiento de líneas braquíticas (de menor altura) que fueron donadas por la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) con la raza Chalqueño. Este gen braquítico ayudó a disminuir la longitud de entrenudos del tallo, lo que aminoró su altura. Además, se mantuvieron las características de los maíces criollos, como son el sabor y la mazorca gruesa, de más de 20 hileras de granos en el caso del Chalqueño.

Igualmente, el proceso de mejoramiento de la raza CBR4Á Mhalqueño que se adapta de mil 200 a dos mil 500 metros sobre el nivel del mar (msnm) consistió en sembrar las primeras cruzas y retrocruzas a una altitud de mil 200 (Ziracuaretiro) a mil 900 msnm (Morelia) de manera recurrente alternante, con el objetivo de no perder sus genes, y una vez adaptada de mil 850 (Álvaro Obregón) a 450 msnm (Lombardía). Ahora, esta raza de maíz se puede sembrar desde 450 hasta dos mil msnm.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.