LIBRE EXPRESIÓN…POR: CARLOS ALBERTO MONGE MONTAÑO. 73 LEGISLATURA, MÁS DE LO MISMO…

Libre-expresion_mainstory211-300x124

 

“Después de saber cuándo debemos aprovechar una oportunidad, lo más importante es saber cuándo debemos renunciar a una ventaja”. Benjamín Disraeli. (1766 – 1848). Estadista inglés.

En el marco de los actos conmemorativos por el 205 aniversario del inicio de la Guerra de Independencia de México, ha iniciado labores la Septuagésima Tercera Legislatura de Michoacán.

Han pasado más de 2 siglos y los contrastes que conforman a nuestra nación se mantienen con tintes vergonzosos. Mientras abundan los discursos de los diferentes integrantes de los tres poderes, para recordar a personajes como Miguel Hidalgo, Ignacio Allende, Juan Aldama y por supuesto, nuestro José María Morelos, entre muchos otros; dichos integrantes de los poderes en turno, viven como príncipes, como los reyes que el Siervo de la Nación procuró que ya no existieran, no por lo menos en el país que forjaba con sus Sentimientos de la Nación.

En estos días resulta inevitable recordar a los hombres que nos dieron patria y que con sus contrastes, aciertos y errores, tuvieron el valor y la generosidad de entregar su vida para buscar mejores condiciones para todos, sabedores incluso, de que ellos no lo disfrutarían.

Donde estén seguramente se revolcarán de berrinche al escuchar tantos discursos insulsos, carentes de congruencia, porque quienes los dicen, están cargados de los intereses de partidos, grupos, élites, cúpulas y claro, los estrictamente personales.

Por eso se fue otra legislatura, la 72, con un cúmulo de señalamientos por trabajar en apego al reparto de los diversos pasteles que ofrece el poder y el sospechosismo de que en sus cuentas bancarias disfrutarán de algunos millones de pesos, producto de negociaciones que culminaron al levantar la mano, posiblemente, para nombrar a un gobernador interino o bien, al “pelear” con todo su ahínco y en plena unidad los 40 dizque diputados, para mantener vigente la lamentable práctica de disponer de recursos a favor de su “gestoría”.

Lo bueno es que ya se fueron, lo malo es que llegan otros que forman la 73 legislatura local y al escuchar sus discursos sin compromisos claros, pero sí llenos de frases comunes y conceptos fetiches como transparencia, rendición de cuentas y anticorrupción, la expectativa, por lo menos la de un servidor, es prácticamente nula.

En sus primeras intervenciones y entrevistas mediáticas, no ha habido legislador que establezca compromisos claros y medibles para que efectivamente las cosas mejoren, algún pronunciamiento débil de analizar las 80 plazas de reciente creación para cancelar aquellas que no se requieran.

Pero, ante la crisis que padece el estado, deberían poner práctica una austeridad empática con el resto de los michoacanos, lamentablemente todavía no se aprecia por ninguna parte.

Y sin embargo, aún están en tiempo de establecerlos y superar una vara que les dejaron extraordinariamente pequeña, todos sus antecesores.

A continuación algunas ideas de lo que podrían comprometer.

* Que por primera vez en la historia, los recursos que el Congreso estatal gasta, se auditen.

* Que transparenten como información pública y con lujo de detalle, todas las percepciones que reciben y que actualmente se calculan en unos 200 mil pesos mensuales por legislador.

* Que renuncien a la ejecución de recursos públicos a través de ese maquillado concepto de la “gestoría”.

* Que presenten un programa de austeridad donde establezcan con toda precisión cuáles son los recortes, por ejemplo en lo referente a viáticos y seguros de gastos mayores, por citar dos ejemplos.

* Que renuncien al reparto de posiciones en los organismos que deberían ser diáfanamente ciudadanos y evitar situaciones vergonzosas como la de este domingo donde la fracción de los panistas designó a su correligionario, Daniel Chávez, como consejero del Instituto de la Transparencia.

* Que establezcan el compromiso para construir una Auditoria Superior ciudadana, integrada de manera profesional, sin recomendados. Que además, opere de manera más ágil y con dientes para sancionar ejemplarmente a los corruptos.

Éstos son algunos ejemplos de lo que podrían comprometer con claridad los integrantes de la 73 legislatura, si quieren trascender de mejor manera.

Sin embargo estimado lector, le sugiero que no se haga muchas ilusiones. La nueva legislatura integra a personajes que ya fueron “representantes ciudadanos” y que son parte de la opacidad y sospecha de corrupción que tienen a Michoacán postrado en una crisis financiera. A continuación algunos nombres de diputados que repiten en el Congreso estatal:

* Jaime Hinojosa Campa. 69, 71 y 73 Legislaturas.

* Raymundo Arreola Ortega. 69 Legislatura.

* Carlos Humberto Quintana Martínez. 71 Legislatura.

* María Macarena Chávez Flores. 71 Legislatura.

* Wilfrido Lázaro Medina. 71 Legislatura.

Ellos son personajes que participaron en la autorización de créditos a los gobiernos en turno, sin conocer a qué serían destinados y son también parte de legislaturas que no lograron nada en materia de transparencia y rendición de cuentas, pese a la exigencia ciudadana. Y hay otros como Ernesto Núñez que desde el ámbito federal, se evidenció así mismo al sugerir al ex alcalde de Zitácuaro, Juan Carlos Campos y a una promotora cultural, cómo lograr alguna ganancia personal a través de la “gestoría” de recursos públicos; por lo cual se le conoce como el diputado de los “moches”.

Por ello le reitero, no se haga muchas ilusiones. Y sin embargo, la vida, su habilidad política, las negociaciones logradas en sus grupos y partidos y hasta los votos que algunos de ustedes les dieron, les otorgan otra posibilidad para reinventarse. Ojalá quieran hacerlo bien esta vez, incluso, los que llegan por primera ocasión.

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias. cmongem@hotmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.