LA BATALLA CONTRA LA REFORMA EDUCATIVA: Y SIN EMBARGO, SE MUEVEN… Por el profesor Juan Pérez Medina

WhatsApp-Image-20160519 (14)

Los neoliberales sabían que la mayor dificultad para concretar sus reformas estaba en el movimiento social y, principalmente, el más fuerte de ellos: la CNTE. Habiendo desmembrado al SME, lo que seguía era la resistencia magisterial y contra los maestros enfocó todas sus baterías desde un principio. La reforma educativa impulsada por el PRI-PAN –PRD por indicaciones de la OCDE, inaugura una nueva etapa en las relaciones laborales que echa por tierra conquistas históricas de más de un siglo: el derecho a la sindicalización, al trabajo y a la estabilidad laboral y pone en riesgo la jubilación, que de por sí ha sido limitada con la anterior reforma del ISSSTE.

La determinación de Peña Nieto de acabar con el movimiento social opositor a sus políticas antipopulares que han venido beneficiando a los más poderosos y agravando la vida de la gran mayoría, ha demostrado hasta hoy que no importan los costos y que está dispuesto a pagarlos. La ofensiva ha sido de tal magnitud que desde antes de su aprobación ha generado una enorme movilización policial y de recursos como nunca antes en las calles del D. F., Oaxaca. Chiapas, Michoacán y Guerrero. Miles de policías, incluso el ejército han sido utilizados para garantizar la implementación de una serie de medidas derivadas de la Reforma educativa contrarias al interés general de la educación pública y a los derechos laborales de los trabajadores de la educación.

Las amenazas de despido fulminante hacia los maestros que se nieguen a acatar los designios de la ley del servicio profesional docente (LSPD) han terminado en ya varias decenas de casos concretos en el país sin responsabilidad alguna para la secretaría de educación. Es decir; que el trabajador despedido no tiene derecho a reclamar indemnización alguna y pierde con ello las prestaciones de ley a las que tenía derecho en activo. El terror, la mentira y la criminalización de la protesta magisterial son los signos vitales de una clara ofensiva maquinada por un gobierno insensible, que considera a los educadores de la escuela pública sus peores enemigos y, por lo tanto, sus enemigos a vencer.

Ha sido tan brutal la embestida en contra de los docentes que ha logrado precisamente lo que no quería: la suma de sectores de la población que hasta hace poco eran apáticos al movimiento magisterial. La saña conque el gobierno ha actuado golpeando maestros, impidiendo la libre manifestación y haciendo oídos sordos a sus exigencias ha hecho que los padres de familia y las organizaciones sociales hayan salido en Oaxaca y Chiapas en su defensa. A la terrorífica ofensiva del gobierno federal el magisterio ha respondido con organización y valentía. La fuerza de la CNTE en sus bastiones más importantes, no sólo resiste, sino que además concita adhesiones y comienza a reintegrar a un movimiento social aletargado, maltrecho y apenas ayer sin expectativas. Lo que sigue ahora no se sabe, pues Peña y Nuño siguen negándose a atender a la CNTE y poniendo por delante la necesaria concreción de la reforma punitiva.

Hasta hoy, ni la alianza PRI – PAN – PRD ha logrado detener al movimiento, como tampoco lo han hecho los despidos injustificados y las amenazas que se ciernen sobre tantos compañeros, que tan sólo en la entidad alcanza la cifra de mil 600. El gobierno pretende que los directores y supervisores se conviertan en delatores de sus compañeros. El magisterio ha respondido que tratará de manera especial a quienes cumplan con la tarea de delación que les están encargando. Pero también hace el llamado a sumarse a la lucha como la única alternativa verdadera que permitirá salvar esta encrucijada tan terrible. La unidad los ha vuelto invulnerables.

Los padres de familia deberían mirar de manera proporcionalmente inversa la realidad que les presentan los medios en sus noticieros y hasta en sus programas insulsos de todo el día. Deberían convencerse de que es con el magisterio en donde está su lugar y no con aquellos que día con día nos engañan, nos mienten, nos empobrecen y se embolsan cantidades onerosas de dinero. Los noticieros no se cansan de hablar del daño que los maestros les hacen a los niños con el paro de labores, pero nada dicen de la facilidad con que los gobernantes, los partidos y los políticos se gastan millones de dinero en la tarea de hundirnos más. Sería fabuloso escucharlos decir por ejemplo: “este día los diputados del congreso local se han gastado en nuestro nombre cien mil pesos sin hacer absolutamente nada los muy sinvergüenzas”; o también mencionar que “este día el gobernador enamoradizo e irresponsable nos costó quinientos 666 mil pesos por la renta de sus helicópteros”. ¿Quién hace daño a este país? ¿Los maestros o estos pillos que se gastan y embolsan el dinero que nos sacan a costa de endilgarnos sus cargas de impuestos y cobros por servicios como el reemplacamiento? 17 millones de pesos al mes nos cuestan la renta de los helicópteros con los que el virrey Silvano sale a pasear por la entidad, a razón de 566 mil diarios más aparte los gastos personales y su salario. ¿Y así prefieren denostar a los maestros? Perdón, pero los maestros no pagan sus mentiras y cuidado de imagen.

Y… ¿cuánto nos han costado los miles de policías que han desplegado en la entidad para detener a los maestros? ¿Cuánto han costado los miles de policías que se han desplegado por meses para parar la movilización de los maestros? ¿Cuánto han costado los que vigilan por cientos a los maestros en el Distrito Federal de día y de noche y los siguen a todas partes? ¿Cuánto han costado los miles que se han encargado de perseguir a los maestros, de golpear a los maestros y maestras, de cerrarles el paso, de darles de palos y de lanzarles gases lacrimógenos? Seguramente cientos de millones que bien pudieron ahorrarse si tan sólo hubieran aceptado hablar con los maestros, escucharlos, atenderlos y realizar los cambios que son necesarios. Porque una ley que no se puede imponer y mucho menos se puede imponer sabiendo que afecta a los destinatarios, como ocurre con esta mal llamada Reforma Educativa.

Lo que a todas luces es injusto no podrá hacer verano. Hoy podrían con ello, pero mañana acabarán por echarlo atrás. Lo que está mal no perdura. Y la reforma está condenada a ello.

Los maestros no dudarán. No cederán, no se rendirán. El gobierno debe saber que el costo por pagar será exponencialmente más alto que lo que antes pensaron ¿aún están dispuestos a pagarlo? Porque lo que se avecina es más de lo que se podría pensar. El magisterio está despertando conciencias y ya lo veremos; pues es la fuerza de la razón lo que hace que continúen en lucha a pesar del temor, los despidos, los golpes y la cárcel. A pesar de todo, incluyendo la incomprensión y la falta de solidaridad de algunos.

3 comentarios sobre «LA BATALLA CONTRA LA REFORMA EDUCATIVA: Y SIN EMBARGO, SE MUEVEN… Por el profesor Juan Pérez Medina»

  1. Juan, todo lo que dices es muy acertado y predice una ola de movilizaciones en todo el pais y en todas las organizaciones sociales; ¿No crees que en este momento es muy importante dejarse de divisionismos entre todos nosotros y unificarnos en uno solo para lograr detener esta avalancha de amenazas y perjuicios para todos? Porque lo que viene no es sencillo y se corre el riesgo de un levantamiento nacional pero al mismo tiempo una represión sin precedentes y ahí el gobierno tiene todo el aparato a su favor; pienso que ustedes de alguna manera tienen los conocimientos y las lineas necesarias para encausar este movimiento que no tendrá fin hasta sus ultimas consecuencias que se vislumbran muy duras para el pueblo. y aqui solo la unidad nos ayudara en mucho.JUNTOS HASTA LA VICTORIA SIEMPRE

  2. Maestro Juan hace rato q alguien me preguntaba y donde esta Moron y juan perez? Por q no hacen su pronunciacion a favor del magisterio?. Me da mucho gusto sus comentarios tan acertados.mis respetos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.