COLUMNA BÚSQUEDA: ¿POR QUÉ UNA REFORMA EDUCATIVA PUNITIVA? Por Andrés Resillas

Andrés Resillas

Siempre pensé que Enrique Peña Nieto era un joven gobernante pero chapado a la antigua. Con ideas de cambio, pero a la vieja usanza. Claro, había sido formado por una nomenclatura política que se caracteriza por autoritaria y retrógrada.

Bajo el lema de “tope donde tope” propuso sus Reformas Estructurales; no reparó en comprar conciencias y contraer compromisos con dirigentes de los partidos de oposición. Todo por hacer cumplir su estrategia política y económica sexenal.

¿Sabían ustedes que en el 2006 Peña Nieto hizo una alianza secreta con Felipe Calderón para hacerlo llegar a la presidencia de la República dándole 200 mil votos priístas del Estado de México y que lo cumplió a cabalidad? Y todo por dos cosas: impedir que Andrés Manuel López Obrador ganara la elección y que más adelante Calderón Hinojosa le ayudara a ser presidente.

Así se las gastan estos políticos: ¿cuáles principios, doctrinas, ideologías?. Nada. La ambición por el poder lo justifica todo.

Peña Nieto no vaciló en meter a la cárcel a Elba Esther Gordillo, porque le estorbaba en su Reforma Educativa, y la maestra ya había dado señales de rebeldía.

Pero no hizo lo mismo con Carlos Romero Dechamps, líder de los petroleros para aplicar la Reforma Energética, simple y sencillamente porque lo tenía en el bolsillo, domesticado, aún y con su escandalosa corrupción.

Pero en el caso de la Reforma Educativa, Peña Nieto mostró su cara autoritaria. En una primera instancia mandó a uno de los políticos más experimentados y de línea dura como lo fue Emilio Chauffet, ex secretario de gobernación, pero con conflictos añejos que le impidieron aterrizar la medida.

Lejos de fincar las bases de una Reforma mediante la otorgación de planteles educativos dignos para los niños mexicanos; de bajar los índices de deserción, reprobación y de cobertura en todo el país, optó por la ruta más errónea, aplicar una Reforma Educativa centrada en moldear a un magisterio nacional plural y pensante.

Ni siquiera les pidió opinión de cómo transformar el sistema educativo para obtener mejores resultados. Quiso atacar cambiando las consecuencias y no las causas.

Aplicó la Reforma Educativa a raja tabla. Ya sabía que Oaxaca, Guerrero, Chiapas y Michoacán no lo permitirían y poco le importó.

Con tal de que los otros 28 estados de la República aplicaran su Reforma, el resto del país podía quedarse sumido en la crisis y en el conflicto.

Ahora esos Estados le demostraron que ya no estamos en los años setenta del siglo pasado. Que la resistencia al autoritarismo y a la imposición no son viables en esta realidad; que el cambio impone diálogo, no represión. Que la otra parte cuenta, porque simple y sencillamente son los motores del cambio en la educación. Sin ellos, no se puede hacer nada.

Ojalá y lo haya entendido Peña Nieto. Porque por ser autoritario, ahora tiene las manos manchadas de sangre.

2 comentarios sobre «COLUMNA BÚSQUEDA: ¿POR QUÉ UNA REFORMA EDUCATIVA PUNITIVA? Por Andrés Resillas»

  1. No mi gran amigo. En estos días mostró su verdadera cara. Si busca la negociación es solo para hacer tiempo. Es mas fácil romper una vara sola que un tercio (montón) como decimos en mi tierra. Ya lo hizo con Mireles en Michoacán. A los dirigentes de la CNTE no les conviene aflojar, porque si se quedan solos los va a despedazar. Ya se convirtieron en estorbo para las clases en el poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.