COLUMNA BÚSQUEDA: ¿HASTA DÓNDE LLEGARÁ LA GUERRA SUCIA EN EL PRESENTE PROCESO ELECTORAL?

10986666_815638451804609_2936271006129540392_o

¿Hasta dónde la ambición por el poder político manchará el único mecanismo que tienen los ciudadanos para definir el destino de la sociedad michoacana?

El voto es su único instrumento de cambio que posee la ciudadanía y parece que los partidos políticos se lo disputarán por las buenas y por las malas.

¿Esperan muertos? ¿No les importan las vidas humanas?

El primer enfrentamiento ya se registró. Fue en el transporte público, donde se libró la primera batalla. En el fondo, para que entiendan estimados lectores, la disputa es entre el PRI y el PRD.

Para la próxima batalla campal es muy probable que no solamente se utilicen piedras y fierros. Los ánimos están muy encrispados y las ofensas y agresiones generaron ya la sed de venganza.

En las calles de Morelia siguen los insultos, las amenazas y las agresiones. Todo es cuestión de tiempo. Volvemos al pasado. No aprendimos la lección. En 1989 se contaron los muertos por decenas durante el proceso electoral. Muchos hogares quedaron enlutados.

Quienes cubrimos informativamente aquellos sucesos jamás los olvidaremos. La sangre y los muertos no se olvidan. A mí me tocó una paliza en Paracho por parte de unos enfurecidos perredistas de Charapan. Gajes del oficio que no pasaron a mayores.

Años más tarde en Iguala estuve a punto de morir en una balacera cuando cubría protestas postelectorales del perredismo de Guerrero.

Por eso sé de lo que hablo.

Hoy nuevamente nos encontramos en una de las elecciones más disputadas de la historia reciente de Michoacán. Las encuestas lo único verdad que dicen es que no hay un ganador absoluto y que es una verdadera incógnita el resultado.

Pero eso alienta la guerra sucia. Los delincuentes electorales están desatados y no sabemos hasta dónde serán capaces de llegar.

Los tres principales partidos políticos están utilizando todos sus recursos disponibles. Los mapaches y operadores andan por todos lados. No puedo señalar nombres porque no tengo pruebas, la única referencia de ellos la tengo gracias al dicho de sus propios compañeros de partido.

¿Cuáles son sus acciones? Ya las conocemos: impresión de propaganda negra con calumnias hacia los candidatos oponentes. Destrucción de la propaganda electoral en bardas, combis, espectaculares y camiones.

Provocaciones físicas entre choferes de las rutas de combis en Morelia. Tal parece que a la Comisión Reguladora del Transporte le costará muy cara su inclinación política.

Esta efervescencia electoral y política en que se encuentran inmersas todas las comunidades michoacanas no puede degenerar en actos de violencia. No lo merecemos.

Apelamos a la sensatez de los dirigentes. Paren y amarren a sus perros. Ya tenemos suficiente con una quiebra financiera que nos está costando más pobreza y marginación.

Pobre Michoacán. Pobres de nosotros.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.