CASO AYOTZINAPA: LAS ENSEÑANZAS DE LAS MANIFESTACIONES DEL 26 DE SEPTIEMBRE

54bdf2d278873f0316da266d

Por el Profr. Juan Pérez Medina. (Red MovPAP).

“Temamos a la historia que ha de presentar al mundo el cuadro de nuestras acciones” José María Morelos.

Decenas de miles de ciudadanos colmaron el Zócalo de la Ciudad de México este 26 de septiembre. En las ciudades más importantes del interior del país el suceso fue el mismo. En Estados Unidos, Canadá, Europa y América del Sur, las muestras de solidaridad se multiplicaron. En Morelia las organizaciones sociales, los estudiantes de las nueve escuelas normales oficiales y militantes de nuestro partido: MORENA nos manifestamos durante horas en la exigencia de justicia y la desaparición con vida de los jóvenes normalistas.

La Jornada realizada en el marco del primer aniversario de los hechos de Iguala y de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos, en Ayotzinapa, Guerrero, ha traído consigo varias enseñanzas. La primera y la más importante es la que ha dejado constancia de que la exigencia de saber qué pasó ese día y qué fue de los estudiantes desaparecidos y quiénes están detrás de esa vil acción está más viva que nunca. Para decirlo de manera simple: la exigencia de que se sepa la verdad y que se haga justicia está vigente en la conciencia popular. La segunda enseñanza es el incremento de una solidaridad ciudadana más informada y consciente, que no salió a las calles de manera estridente, sino que lo ha hecho con claridad en torno al objetivo de su protesta. Se lo que se trató era de comunicar esa exigencia, de llegar a los oídos y a los ojos de los demás he invitarlos a escuchar y ver, a sensibilizarse y tomar en sus manos un problema de lesa humanidad: su problema, nuestro problema. Un problema social y eminentemente humano. La consigna fue clara y fuerte: ¡FUE EÑL ESTADO!

La tercera enseñanza es el señalamiento flagrante de que el gobierno tiene mucho que ver en esto y como no, si su desempeño ha dado evidencias de ello. Una de las demandas de la protesta es la exigencia de que Peña Nieto se vaya.

Las conclusiones del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, emitidas el pasado seis de septiembre, echaron por tierra la verdad histórica construida por la PGR, acerca de que los 43 estudiantes habían sido incinerados en el basurero de Cocula, municipio colindante con Iguala, en donde ocurrieron los hechos. Por el contrario, afirmaron la tesis hecha días después del suceso por especialistas mexicanos, investigadores de la UNAM, que negaron las aseveraciones hechas por Murillo Karam, representante de Peña Nieto. Pero no sólo eso, sino que dejaron en claro la colaboración de la policía local, estatal, federal y el ejército en lo ocurrido esa madrugada, ya sea por omisión o por su participación directa en los hechos en contra de los estudiantes. ¿Qué hicieron las corporaciones policiacas y el ejército destacados en Iguala mientras ocurrieron los hechos?

Es más que evidente que el gobierno de peña Nieto está involucrado en los sucesos de Iguala y es hasta ahora, responsable de la desaparición de los 43 estudiantes y de los asesinados esa madrugada del 26 de septiembre de 2014.

Su responsabilidad se fortalece en la medida en que su actuación para encontrar la verdad de los sucesos se vuelve más torpe y cínica. Como gobierno surgido de la ilegalidad electoral, sustentado en la mentira y el dinero, está imposibilitado para el ejercicio de la justicia y, sobre todo a favor de los hijos del ´pueblo, como en este caso. El gran Morelos, nuestro Siervo de la Nación, manifestó en “Los Sentimientos de la Nación” en 1813, “que como la buena Ley es superior a todo hombre, las que dicte nuestro Congreso deben ser tales, que obliguen a constancia y patriotismo…”, cuestión que este gobierno contradice en sus tres poderes, los cuales se han convertido en vil servidumbre de los poderosos de este país y el extranjero, mostrando desprecio por los habitantes de estas tierras y comportándose como un perro guardián de las poco más de cien familias que nos dominan. A 202 años de esta máxima expresada por el más insigne de nuestros héroes patrios, este gobierno no solo nos avergüenza ante el mundo, sino que también nos llena de rabia e indignación.

Una cuarta enseñanza, es la que viene aclarando en la cabeza de muchas personas que se han convencido de que no basta con la exigencia de solución para el caso de Ayotzinapa, sino que es necesario ir más allá en la construcción de la fuerza popular suficiente para echar fuera a este gobierno gerente del capital, que se ha pasado el tiempo mintiéndole a los mexicanos.

En lo particular, la manifestación de este sábado en Morelia, me ha dejado una gratísima impresión y ratifica en mi conciencia la convicción de que son los jóvenes los que podrán salvar este país. Son ellos nuestra esperanza en otro mundo posible. Son quienes podrán salvar a este planeta de lo que hasta ahora es una terrible amenaza de devastación y el fin de la humanidad. Sin ellos sería imposible concebir que los acontecimientos de Iguala continúen en la agenda de los mexicanos alimentando nuestra rabia.

MORENA, conforme a sus objetivos estratégicos, caminó solidariamente junto a estos extraordinarios hijos e hijas del pueblo, reafirmando su compromiso con las causas populares y por la cuarta transformación de México, y así lo haremos en lo sucesivo, con humildad y con energía.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.