BÚSQUEDA Por Andrés Resillas SIN ARISTEGUI, EL GOBIERNO, LOS CORRUPTOS Y LOS POLÍTICOS ESTÁN CÓMODOS

carmen aristegui

 

No pararon hasta correrla. El motivo tenía que llegar, tarde que temprano. Un desliz menor les dio la ocasión para quitársela de encima. Carmen Aristegui, como todo buen periodista, no abandonó a su equipo.

Ahora sí el presidente Enrique Peña Nieto estará tranquilo, cómodo. Ya su esposa no tendrá que salir a dar explicaciones sobre sus propiedades ni dar cuenta de la relación con las empresas contratistas que le proveyeron de residencias.

Lo mismo su secretario de Hacienda, Luis Videgaray, a quien por cierto ya le estaban investigando más la residencia que posee en Malinalco, paraíso cercano al DF.

Por ello tampoco tendrá más trabajo el recién nombrado fiscal anti corrupción cuyo objetivo era investigar precisamente a su patrón.

De igual forma el proxeneta Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, ex dirigente del PRI en el DF ya no escuchará por radio los testimonios de todas las jóvenes que pasaron por sus oficinas para ser contratadas y otorgarle trabajos sexuales.

Ya el Partido Verde podrá seguir repartiendo tarjetas a los ciudadanos tratando de comprarles su conciencia en esta época electoral. Ni el PRI podrá abstenerse de repetir la operación Monex que le otorgó la presidencia a Enrique Peña Nieto.

Ya la presidencia de la República podrá intervenir directamente para influir en que la Ley de Transparencia y el IFAI no tengan atribuciones para obligar a que el Ejército Mexicano y la Policía Federal abran sus archivos.

La nueva procuradora de la República, hermana de Leopoldo Gómez vicepresidente de noticias de Televisa ya no podrá preocuparse de que la voz de protesta de los padres de estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa llegue a todo el país a través de la radio.

Pero tampoco los ciudadanos sabremos de los grandes actos de corrupción y complicidad gubernamental que ocurren con mucha frecuencia en este país.

Tampoco Hipólito Mora ni la defensa de José Manuel Mireles tendrán espacio donde comunicarle a la gente las acciones para defender a Michoacán del crimen organizado.

Andrés Manuel López Obrador tendrá que buscar nuevos canales de comunicación, pues la única radio que tenía ya fue censurada.

Los mexicanos ya no podrán darse cuenta que existe un periodismo de investigación que poco se practica y que sus consecuencias son tan graves como los mismos delitos que se denuncian.

Ya no sabremos de los casos de periodistas que son acallados diariamente a lo largo y ancho del país por el simple motivo de ejercer libremente el oficio de informar.

El vendaval autoritario del que habló Carmen Aristegui el lunes sigue vigente. Y gobernará los próximos años, con la complicidad del sistema político, del sistema de partidos que a todo se acomoda.

Pobre México, pobre ciudadanía desinformada, pobre democracia que aún está muy lejos. Pobres nosotros los periodistas que somos una de las últimas esperanzas que le quedan a este país.

Cierto, Aristegui no es la única que hace periodismo de investigación, nos quedan Proceso, Reforma, La Jornada, Mx, Sin embargo y muchos periodistas más comprometidos con su trabajo, pero que desgraciadamente no llegan a todos los rincones del país. Pobre México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.