Ante la nueva embestida de Peña nieto y Silvano Aureoles, mantener, extender y multiplicar la protesta. Por el Profr. Juan Pérez Medina (CUT-Michoacán)

WhatsApp Image 2017-01-14 at 18.20.53

La gente sigue saliendo a las calles sosteniendo la protesta social en contra del “gasolinazo” de Peña Nieto. Miles marchan en disímbolas ciudades y se manifiestan no solo en contra del aumento a las gasolinas, sino también por la salida de Peña Nieto del gobierno. Muchos automóviles lucen con blancol la consigna de “no al gasolinazo” como muestra gráfica de su inconformidad.

Este sábado en varios municipios del estado las organizaciones adherentes al Frente Cívico y Social (FCS), que integra la CNTE, marcharon como parte de las protestas que a nivel nacional se llevan a cabo, al igual que lo ha hecho la ciudadanía al día siguiente en una manifestación que no sólo se sostiene desde el 2 de enero, sino que crece en presencia, sobre todo de los jóvenes.

Pero a pesar de este inmenso malestar, las manifestaciones aun no lograr alcanzar la fuerza que reclama una tarea como la que se han echado a cuestas los ciudadanos que han venido accionando en Culiacán, Tepic, Mexicali, Tijuana, Camargo, Ixmiquilpan, Ciudad Juárez, Monterrey, Tlaxcala, Guadalajara, Durango, el Estado de México, Morelia y, por supuesto, la capital del país. La convocatoria que en redes sociales ha hecho posible que los ciudadanos salgan a las calles no acaba aún en conformarse en un movimiento orgánico, bien coordinado, que accione políticamente en conjunto.

Para el caso michoacano, el proceso organizativo es todavía muy débil y apenas comienza a manifestar sus primeras ideas en torno a un accionar más organizado y contundente. La integración de comisiones son ya un claro reflejo de los primeros pasos hacia formas de lucha más desarrolladas que no sólo logre incorporar a más ciudadanos, sino que además, busque su extensión hacia otros municipios e incorpore a otros sectores, sobre todo los que ya están organizados y aún no aparecen o se han negado a hacerlo, no sabemos por qué.

Por otra parte, a pesar de que en las movilizaciones de protesta las consignas fluctúan entre la exigencia de echar para atrás el gasolinazo, por igual se exige la salida de Peña Nieto sin que estas demandas se concreten en una exigencia política consciente, que se convierta en un compromiso de lucha permanente hasta alcanzar el objetivo.

En días pasados, surgió la propuesta de entre los asistentes a las reuniones de organización, de convocar a una asamblea popular ciudadana permanente que esté discutiendo, analizando, diseñando y tomando acuerdo en torno a las acciones estratégicas y tácticas que hay que llevar a cabo.

Todos son conscientes de que es necesario organizar al pueblo y que en este momento es lo más importante, por eso se han integrado las comisiones de organización, prensa y vinculación que han iniciado un trabajo en los tres ámbitos con la finalidad de fortalecer la lucha. La posibilidad de concretar la asamblea popular ciudadana permanente está en relación directa con la capacidad de los participantes para convocar e integrar a la ciudadanía a la lucha, lo que reclama una conducta incluyente y no protagónica de sus integrantes y accionar de manera consensuada, sin imposiciones y por acuerdo general, lo que ha sucedido hasta ahora y ha permitido en el marco de la tolerancia, un accionar conjunto y sin fricciones.

Uno de los jóvenes participantes, estudiante de la UNAM, campus Morelia, propuso la necesidad de llevar a cabo una reunión para analizar el movimiento en el marco situacional y contextual a fin de enrumbar con mayor claridad, lo que me parece sensato y además necesario.

Ojalá y esa reunión se realice lo más pronto posible. Con ello indudablemente se lograría una mayor claridad para definir las tareas y actuar en ellas, además de no convertir la acción ciudadana en rutina, sin sentido. En esta dinámica, el movimiento debe encontrar canales de comunicación efectivos y permanentes con la sociedad donde se exprese con claridad las razones que los han llevado a movilizarse y concite la incorporación.

Una información adecuada, bien dirigida y precisa logrará conectar con el pueblo en todos los municipios del estado. Por ello vale la tarea de discutir la situación actual y el quehacer desde el movimiento, para no cansar a los movilizados, ni a los ciudadanos que nos miran. Pero sobre todo, para encaminar con mayores expectativas de éxito la lucha emprendida.

Las razones para no sólo mantener sino incrementar la lucha están más que justificadas y, no deberíamos soslayar el sumar a las exigencias ciudadanas la exigencia de renuncia de Silvano Aureoles como gobernador del estado por actos fundados de despilfarro y corrupción en contra de los bienes del estado y, por tanto, de todos los michoacanos.

Es hora de ir contra este aliado de Peña Nieto que no sólo ha ejercido la represión en contra de los movimientos sociales, sino que ha gastado cientos de millones de pesos de manera por demás irresponsable en tiempos de crisis financiera estatal y, sobre todo, que aprovechándose de su puesto como gobernador, él y sus funcionarios, han hecho de las finanzas de la entidad su negocio personal, negociando contratos inflados con empresas por servicios y bienes al doble y triple de su precio, en medio de la impunidad más amplia, por lo que deben ser despojados de su investidura y llamados a juicio.

La lucha debe continuar, sostenerse y avanzar en su organicidad tan necesaria para actuar con mayor contundencia y lograr que el aumento a las gasolinas se detenga, se echen por tierra las reformas estructurales y salgan del gobierno Silvano y Peña.

Es necesario pasar de las simples movilizaciones a la multiplicidad de acciones que comiencen a poner en jaque al gobierno. Para allá debe apuntar la lucha y hacia allá debemos ir todos. Es hora de echar a los corruptos del poder y restaurar la patria. Además de prepararnos para defenderla del Donald Trump, nuestro nuevo enemigo.

La patria nos llama a actuar con congruencia y defenderla contra todos los males. ¡basta de saqueo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.