LA IGLESIA Y SUS SACERDOTES PERDIERON LA VOCACIÓN SOCIAL PARA AYUDAR A LAS COMUNIDADES: SUÁREZ INDA

Por Rogelio GUZMÁN RODRÍGUEZ
Al preguntarle Ubaldo Fernández al Cardenal Alberto Suárez Inda si era peligroso ser sacerdote en Michoacán, pues nueve han sido asesinados en los últimos tiempos, su respuesta fue tajante: “Lo peligroso es vivir en Michoacán. Para cualquiera”.

En esta ocasión, el grupo de Amigos ex Voz de Michoacán, tuvimos como invitado a platicar sobre temas de actualidad a Don Alberto Suárez Inda, quien fuera designado por el Papa Francisco para convertirse en el primer Cardenal en la historia de Michoacán en febrero de 2015, precisamente porque nuestro estado “estaba siendo muy golpeado por la violencia” según palabras del vocero del Vaticano, Federico Lombardi.

Durante la animada charla, Don Alberto dio respuestas claras a las preguntas del grupo, en temas como la descomposición de la sociedad en nuestro país, afectado por la violencia, la corrupción y el narcotráfico; el perfil que requiere México para el próximo presidente de la república; la posición de la Iglesia ante la pederastia en sacerdotes; la necesidad de atender la rehabilitación de jóvenes atrapados en las drogas; y los buenos efectos que dejó la visita del Papa Francisco el año pasado.

EX VOZ: En los últimos años, el crimen organizado se ha extendido en todo el país, ha generado violencia, ha penetrado la clase política, ha sometido a generaciones de niños y jóvenes a la esclavitud de las drogas y directa o indirectamente ha trastocado todos los valores de la sociedad, ¿Qué opina la Iglesia de ello?

EL CARDENAL: En primer lugar, el diagnóstico. El diagnóstico es que la situación general es grave, preocupante, y que se ha contaminado en todo el país, geográficamente y en todas las clases sociales. Hay complicidad, a veces por miedo y en otras por la corrupción, que es un contagio entre la clase política y la clase empresarial e incluso en los sindicatos, que deberían ser un instrumento de justicia social, pero cuando los liderazgos se corrompen, hay un atraso en la sociedad, pues en lugar de ayudar a una mayoría, se aprovechan de prebendas y de las arcas del estado.

La iglesia, como parte de la sociedad, -no somos sólo los curas, sino todos los bautizados-, tenemos manchas que debemos limpiar, errores que debemos corregir, todos.

El sacerdote puede ser a veces cómplice incluso por omisión, pues tenemos una responsabilidad muy grande, porque no hemos sabido formar la conciencia de nuestros feligreses. Nos hemos limitado a celebrar el culto, nos hemos limitado a mantener las iglesias más o menos llenas, -porque son insuficientes para la cantidad de la población que se declara católica-. Calculamos en México que la asistencia habitual a la misa dominical no rebasa el 12 por ciento de los que se dicen católicos. De manera que el 88 por ciento de ellos no asiste a misa. Y hay quienes asisten eventualmente a una primera comunión, un matrimonio o unas exequias; van así, muy eventualmente.

Así, hay que aceptar que los católicos en México no tenemos buen nivel de formación doctrinal, y menos de compromiso social. Por ello, la Iglesia tiene una responsabilidad grande, debemos aceptarlo, que no hemos sabido formar a nuestros laicos y que los sacerdotes muchas veces nos hemos dedicado a celebrar misas, a celebrar ceremonias y no tanto de preocuparnos ni de la formación de la gente ni de la promoción social.

Decían que antes teníamos sacerdotes muy comprometidos con su sociedad, porque en los pueblos organizaban a la gente para formar una escuelita parroquial, o para que pudiera llegar la luz eléctrica o para que arreglaran el camino, o para que hubiera algún otro servicio. Tenían una verdadera autoridad moral, como los maestros también.
Hoy día, el gobierno ha implementado esos servicios en la mayoría de las poblaciones y ello nos ha hecho desentendernos de la función social.

Y entonces, ¿Cómo hacer que las cosas cambien? ¿Qué tiene que hacer el gobierno, qué tiene que hacer la Iglesia como institución, qué tienen que hacer ustedes los medios de comunicación?

Tenemos que hacer alianzas, en primer lugar, en favor de una nueva cultura. Una cultura de respeto a la vida, de diálogo abierto, de solidaridad y de verdadero compromiso social, porque todo mundo ve por sus intereses y no por el interés de los demás. Vivimos centrados en las ventajas, en sacar raja, como solemos decir, y no tenemos esa conciencia de vivir preocupados por la comunidad y de valorar el trabajo de los demás.

La educación es para mi, en el sentido amplio, no solamente enseñar las ciencias y las tecnologías, sino de formar a las personas, pero con sentido social. Ahi está la clave.
El compromiso es de maestros, padres de familia y líderes sociales.

EX VOZ: En Michoacán han sido asesinados 9 sacerdotes en los últimos meses. Somos el segundo lugar a nivel nacional. ¿Es peligroso ser sacerdote en Michoacán?

CARDENAL: No es peligroso ser cura en Michoacán. Lo peligroso es vivir en Michoacán. Para cualquiera. Varios de ellos no han sido muertos por el hecho de ser curas, sino porque los quisieron robar, por una bala perdida, o porque los confundieron… cada caso es diferente. En todo el país han sido muertos decenas de sacerdotes…. Pero más de periodistas. Cualquiera que se atreva a hablar, corre un riesgo, sea periodista, sacerdote o político. ¿Cuántos candidatos a puestos públicos han sido muertos en las últimas semanas?
EX VOZ: ¿Alguno de los narcos ha intentado hablar con alguien de la Iglesia? CARDENAL: Alguna vez el Obispo Fidel Patiño recibió una invitación para hablar con uno de los narcos, pero no se consumó la reunión. Yo no he sido invitado por ninguno.
EX VOZ: ¿Qué pasa si algún sicario, que ha matado a otros seres humanos, se acerca a un sacerdote a solicitarle ser escuchado en confesión?
CARDENAL: Hay muchos casos que yo sé que se han dado, de sicarios arrepentidos, que reciben la absolución por verdadera contrición, con el riesgo, para el sicario mismo, de que lo consideren traidor sus propios compinches. En este caso el consejo de la Iglesia es que “si estás arrepentido, corrígete, apártate, sé prudente…” Qué más le podemos decir, porque a veces están verdaderamente comprometidos, con el riesgo de su propio vida. Uno de estos muchachos estuvo yendo a la antigua penitenciaría a hacer trabajos sociales en favor de los internos.
EX VOZ: ¿Hay servicios religiosos en la cárcel?
CARDENAL: Tenemos organizada la pastoral penitenciaria. Desde hace muchos años hay un grupo de sacerdotes, religiosas, seminaristas y laicos que constantemente la visitan. A veces se han hecho talleres. De meditación, grupos bíblicos, grupos de canto, religiosos, pastorelas. Se celebran misas todos los domingos y sábados. Yo fui a bendecir las capillas de las dos penitenciarías. Una se construyó con la colaboración del gobernador Tinoco Rubí. Sus misas están muy concurridas. Los reclusos se acercan a los sacerdotes en los pasillos. No hace mucho uno de los internos me entregó un documento. Era su juramento, por escrito, de abstenerse de consumir drogas en los siguientes tres meses. Me dijo “Estoy consciente que estoy lastimando a mi familia, ofendiendo a Dios y me estoy lastimando a mí mismo”. Ahí se necesitan más servicios de acompañamiento para estos muchachos que están atrapados por la droga.
EX VOZ: ¿Qué perfil debiera tener el próximo presidente de México?
CARDENAL: Primero, un hombre que pudiera trabajar en equipo, que sepa delegar. Abierto al diálogo, que no esté cerrado a un solo modo de pensar, que acepte la pluralidad; que acepte en su equipo de trabajo a gente que no sea obligadamente de su propio partido. Que sea humilde, que no sea un soberbio. Honestidad, que no sea un bandido. Tener visión a largo plazo, que no píense que los problemas se van a resolver en seis años; que vaya haciendo planes a más largo plazo, que tenga visión de futuro.
EX VOZ: ¿Qué balance haría Usted, a estas alturas, de la visita del Papa Francisco a Michoacán?
CARDENAL: El Papa no es un mago, no es un brujo, no es omnipotente, él vino a contribuir, a prestar un servicio. Él mismo me lo dijo así: “Yo lo único que quiero es ayudar”. Para mí, lo más valioso de la visita del Papa fue el diálogo con los jóvenes, en el Estadio Morelos. De toda la república vinieron grupos de muchachos, que tuvieron la oportunidad de expresarse. Y el Papa de responder a sus inquietudes de lo que les está preocupando a los jóvenes. El tema de la familia, el tema del estudio y del empleo y sobre todo el tema de la dignidad, del valor de su persona. Eso me parece que fue lo más significativo en Morelia. También tuvieron su importancia el encuentro con los sacerdotes y las religiosas en el Estadio Venustiano Carranza y con los niños. Y antes de entrar a la Catedral, tuvo un encuentro con 15 rectores de universidades en la sacristía. Durante 30 minutos, estuvo hablando con ellos uno por uno. Y se ha mantenido esta que llamamos Red Unidos por Michoacán con reuniones periódicas con un servidor. Hemos tenido varias actividades como fruto de la visita del Papa Francisco. Lo más reciente fue una reunión con 550 profesores de estudios superiores, con 7 ejes temáticos.
EX VOZ: ¿Ejercerá la Iglesia un voto corporativo en favor de algún candidato en las próximas elecciones?
CARDENAL: Hay la recomendación de ejercer el voto, pero cada sacerdote, cada monja, tiene la libertad de votar por quien decida en lo particular. Ningún sacerdote podrá recomendar a los feligreses que voten por tal o cual candidato, porque está prohibido por la ley, y Gobernación estará atenta para sancionarlo a quien cometa este delito.
EX VOZ: El especialista en temas de la Iglesia, Alberto Barranco, acaba de publicar un libro Las Elecciones, un Infierno, ¿Usted qué opina sobre ello?
CARDENAL: Va estar emocionante la cosa. Yo espero que las aguas tomen su curso para que sigamos viviendo un ambiente civilizado. La Iglesia colaborará con quien llegue. Dialogar. Hay un desencanto de los políticos y la gente dice que no hay en quién confiar.
EX VOZ: Acaban de castigar con 60 años de cárcel a un cura pederasta, ¿Qué opina de eso?
CARDENAL: Pues yo pienso que ya era tiempo que lo sentenciaran. Ya lo habían retirado del ministerio hace años. Está reducido al estado laical. El Papa ha dicho que esto es lo más vergonzoso, lo más doloroso que nos ha pasado. Él ha dicho que en esto hay tolerancia cero. Los tribunales canónicos han cumplido su función; en algunos casos el culpable ha reconocido y ha pedido su separación.
EX VOZ: El Papa ha hablado mucho del tema de la corrupción, ¿Qué le toca a la Iglesia en esto?
CARDENAL: Si Usted está bautizado en la Iglesia Católica, tiene mucho qué hacer como periodista, el maestro como maestro, el cura como cura. En primer lugar, dar ejemplo. En segundo lugar, tratar de influir en la manera de lo posible en la gente, de manera respetuosa, para que reflexionen de que ser corrupto no le va a hacer feliz de ninguna manera, y que puede ser causa de un daño terrible para la sociedad.
Por parte del grupo ex Voz de Michoacán, participamos Luis Betancourt del Río, Sergio Ortega Solorio, Arturo Hernández Tovar, Ubaldo Fernández y Rogelio Guzmán Rodríguez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *