REPORTAJE: BUSCAN ASESINAR A TODOS LOS AUTODEFENSAS GENUINOS; YA SON 39 LOS ELIMINADOS

023n1est-1

Grupo Reforma//Adán García

Por combatir al crimen organizado que había asfixiado a los pueblos en Michoacán, los autodefensas están pagando el precio.

Muchos han muerto asesinados y otros están detenidos o desaparecidos.

Un recuento de REFORMA, basado en informes oficiales, arrojó que desde la desmovilización de las autodefensas en mayo de 2014, a la fecha, 39 de ellos han sido literalmente «cazados» y acribillados.

Entre los muertos hay seis que tenían algún rango de liderazgo, como Felipe Díaz Ávila, fundador de las autodefensas en Coalcomán, y a quien sus enemigos pusieron precio a su cabeza: pagaron 200 mil pesos para asesinarlo.

Díaz Ávila era además comandante de la Fuerza Rural, el cuerpo policíaco que permitió al gobierno uniformar a los civiles armados que venían batallando desde el 2013 a Los Caballeros Templarios.

También el 30 de agosto de 2015 fue acribillado
Jesús Bucio Cortés, fundador del movimiento de autodefensas en Tancítaro, y una semana atrás habían dado muerte a Arturo Martínez Peñaloza, ex líder de las autodefensas en Churumuco.

En algunos casos, los sicarios han dejado mensajes de venganza en contra del movimiento civil armado.

El 27 de julio de 2015 fue muerto a balazos el ex autodefensa Antonio Sánchez, y junto al cadáver las autoridades encontraron una nota que decía «Por un Arteaga libre de comunitarios. Esto les va a pasar a todos los comunitarios, venimos por ustedes».

La cacería ha alcanzado a operadores de las autodefensas que fueron vinculados con grupos criminales.

El 10 de agosto de 2015, un comando irrumpió en una taquería de la comunidad de Antúnez, Municipio de Parácuaro, y dio muerte a uno de los principales operadores de Luis Antonio Torres, «El Americano», ex líder de las autodefensas en Buenavista.

La víctima fue identificada como Aurelio Gómez Barocio, alias «La Coquena» y quien recibió varios balazos en cuerpo y cabeza.

También el 18 de abril de este año fue ejecutado José Romel Licea Figueroa, “El Güero Licea”, quien fue miembro del G-250, cuerpo policíaco conformado por ex autodefensas de élite para ubicar y eliminar a templarios.

José Romel fue abatido a balazos junto a otros dos hombres, cuando circulaban por las calles de Apatzingán a bordo de una camioneta blindada BMW.

Un mes después, el 25 de mayo, hombres armados ejecutaron a su padre Sergio Licea Valdovinos, en circunstancias similares.

En agosto pasado, un comando también intentó asesinar a Juan José Farías “El Abuelo”, promotor de las autodefensas en Tepalcatepec, quien quedó herido. En el ataque, un sobrino de Farías, de 11 años de edad, resultó muerto.

A «El Abuelo» se le ha llegado a relacionar con células del Cártel de Jalisco Nueva Generación, pero la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) ha reportado que no tiene orden de captura.

El más reciente episodio contra ex autodefensas ocurrió el pasado 5 de octubre, cuando hombres armados levantaron a cuatro jóvenes en La Ruana, matándolos y tirando sus cuerpos a la orilla de la carretera a Apatzingán.

Una de las víctimas fue identificada como Jesús Alejandro A., integrante de una familia que apoyó a Hipólito Mora, fundador del movimiento civil armado.

Las cuatro victimas eran actualmente parte del grupo de catequistas «Arcoiris».

**

Algunos de los principales líderes de las autodefensas han terminado apresados, como José Manuel Mireles.

El también médico cirujano permanece recluido en el penal de máxima seguridad de Hermosillo, Sonora, desde su detención el 26 de junio de 2014, acusado de portación de amas de fuego de uso militar.

Desde prisión, en abril de este año Mireles advirtió sobre la cacería que han padecido líderes e integrantes del movimiento de autodefensas.

«Llevamos tres años buscando una justa impartición de justicia y el precio que estamos recibiendo es la cárcel o la ejecución de los principales líderes», dijo mediante un audio que difundió en redes sociales.

«Es una tristeza que solamente estén ejecutando a los líderes que se armaron para defenderse», dijo.

Otros ex líderes que han sido detenidos son Hipólito Mora, Luis Antonio Torres y Cemeí Verdía.

Mora y Torres fueron aprehendidos junto a 49 de sus hombres, luego de una balacera entre ambos grupos el 16 de diciembre de 2014, que dejó como saldo 11 muertos.

Todos fueron dejados en libertad unas semanas después, por un juez que calificó el tiroteo como una acción armada en “legítima defensa recíproca”.

El 14 de octubre de 2015, también fue capturado Felipe de Jesús Valencia, ex líder de las autodefensas en Pátzcuaro, acusado del delito de secuestro.

Al también hijo del ex Presidente Municipal de esa localidad, Jesús Valencia, se le acusa de participar en el secuestro de un empresario ocurrido en enero de este año

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.