RECHAZA LA DEFENSA QUE LA NIÑA DE TRES AÑOS MURIÓ AHOGADA POR SU PADRASTRO EN EL TUROTEL (Primera parte)

599792_asesino-nina-alberca

Por Andrés Resillas//

“La niña no murió por asfixia mecánica por sumersión, como acusa la Fiscalía a mi cliente”, dijo tajante el abogado defensor de David.

Fue después del 12 de agosto del 2015 cuando David apareció en un video difundido por la Agencia Quadratín donde se aprecia como avienta a la pequeña de tres años a la alberca de manera violenta.
Desde entonces los medios de comunicación y la opinión pública sentenciaron que David había sido el responsable de la muerte de la menor. Hoy el Ministerio Público tiene que comprobar que así fue.

El juicio oral ya llegó a su parte final y los alegatos están en curso.

La Fiscalía presentó a sus primeros testigos, entre ellos a la madre de la pequeña fallecida, así como al doctor que atendió a la pequeña en el Hotel Victoria. La historia se está armando poco a poco.

David e Hilda llegaron a Morelia procedentes de Guadalajara el 11 de agosto y se hospedaron en el Turotel, ubicado en la salida a Mil Cumbres. Desde ese día por la tarde la pareja junto con la niña de tres años disfrutó de la alberca del hotel.

Pero todo comenzó al día siguiente por la mañana. Según los testigos David y la niña salieron desde las 8.30 de la mañana a bañarse en la alberca.

La camarera Miriam refiere que le ordenaron llevar dos toallas a la alberca, encontrando a la niña “hecha bolita” sobre una silla y le colocó una de las toallas en su espalda, pues argumenta que estaba haciendo mucho frío y que pese a ello la infante estaba descubierta.

Afirmó que se percató de una actitud fuera de lo normal del hombre que acompañaba a la niña, pues cuando estaba dentro de la alberca le ordenaba que nadara y que se sumergiera en el agua.

“Para ser una niña de tres años, el señor le ordenaba fuerte que nadara ella sola y que se sumergiera, lo que yo consideré inadecuado.

“Después de algún tiempo el señor seguía con la misma actitud hacia la niña, por lo que decidí reportar su conducta ante mi jefa, la ama de llaves, así como ante la Gerente del hotel, de nombre Diana”.

Miriam es uno de los testigos relevantes en este caso, pues fue la única persona que presenció el comportamiento de David para con la niña en la alberca.

Para la Fiscalía no hay duda de que la niña se ahogó en la alberca y que David trató de encubrir la muerte de la pequeña.

Dice la madre que ese día ella se quedó dormida, pues en su calidad de enfermera estaba desvelada por la jornada laboral en un hospital de Guadalajara, por lo que no se percató cuando David sacó de la habitación a la niña para bañarse en la alberca.

A las 11.30 de la mañana David y la niña regresaron a la habitación y despertaron a Hilda para proceder a desayunar en el restaurante del hotel. David se cambió rápidamente y juntó con la niña se adelantó al restaurante.

Hilda los alcanzó. Desayunaron los tres y después se dirigieron a la alberca, pues David quería seguir bañándose con la niña. Dice la madre que ella no se metió a la alberca y que sólo los estuvo observando por espacio de 15 minutos y regresó a la habitación.

“Tenía que cargar mi celular y preparar las maletas, pues David me había dicho que ya abandonaríamos el hotel.

“David me alcanzó en la habitación y comenzamos a discutir, pues el carro en que viajamos era de una de sus amigas y yo le reclamé. David se molestó y regresó a la alberca; después, llegó a la habitación abrazando a la niña, que parecía dormida.

“David vistió muy rápido a la niña y la cargó para llevarla al carro. Tomó su maleta y me dijo que los alcanzara en el estacionamiento”.

Desde ese momento, Hilda jamás volvió a ver con vida a su hija. (Segunda parte: ¿Qué pasó en el hospital Victoria?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.