OPINIÓN: CONTRA LOS EMBATES DEL GOBIERNO NEOLIBERAL, LA URGENTE ORGANIZACIÓN POPULAR. Por el Profr. Juan Pérez Medina (CUT –Michoacán)

 

th_352fe25daf686bdb4edca223c921acea_d358982e5cf86446fb2d6d3bf80c0d76perez

El neoliberalismo avanza despojando a los trabajadores y su clase de las conquistas ganadas en siglos de lucha obrera y popular. Esta semana que terminó, la cámara de diputados aprobó modificaciones a los artículos 513 y 515 de la Ley Federal del Trabajo y añadió el 515 bis para garantizar que, en lo sucesivo y una vez que éstas modificaciones hayan sido publicadas en el Diario Oficial, los trabajadores sólo reciban el 50% del salario por enfermedades laborales y no el 100% como estaba establecido. De esta manera, el trabajador percibirá la mitad de su salario mientras convalece por enfermedades que, de acuerdo al Artículo 123 son responsabilidad del patrón. Dentro de lo aprobado, se establece también que será prácticamente el patrón el que determine qué tipo de enfermedades pueden ser consideradas como laborales. Lo anterior representa un golpe más a la ya de por sí precaria condición laboral que sufren los trabajadores de este país y se suma a lo establecido en 2012, cuando se llevaron a cabo modificaciones que acabaron con la protección al trabajador por riesgos de trabajo.

Con ello, queda una vez más de manifiesto en carácter conservador del congreso y su franca posición en favor de los patrones al dedicarse a cercenar, limitar o de plano acabar con los derechos y conquistas históricas de los trabajadores que se mantenían y mantienen aún en la actual constitución y sus leyes reglamentarias. Con estas modificaciones, los diputados dejan a los trabajadores en una situación más grave aún, al dejar que los patrones deciden qué enfermedades se pueden pagar o no, en una confabulación que incluye a comisiones, empresarios y jueces para reducir los derechos laborales.

El estado avanza en su objetivo de no solamente garantizar los altísimos niveles de ganancia a los poderosos y sus grandes negocios, sino que además están haciendo lo necesario para aumentarlas escandalosamente y sin escrúpulos, ya sea legalizando lo ilegal, inmoral e injusto como lo hacen en esta ocasión o también por vía de la corrupción y la impunidad como ocurre, por ejemplo, con los exgobernadores ladrones en fuga y con la protección del gobierno y el corrupto de Peña Nieto y su “Casa Blanca”.

Para ello no les ha bastado lo hecho hasta hoy y el terror que han desencadenado para garantizarlo como ha ocurrido con los 43 normalistas desaparecidos, los muertos de Nochixtlán, los asesinados de IXmiquilpan, los autodefensas encarcelados como el Doctor José Manuel Mireles y los cientos de miles de detenidos, reprimidos y golpeados a lo largo y ancho del territorio nacional por protestar ante la demasía de agravios acumulados; sino que además, pretenden ir mucho más allá, con la pretendida aprobación la ley de seguridad interior, que da paso a la legalización de la represión popular, garantizándole al estado actuar impunemente contra quienes promuevan y participen de la protesta social. El estado se prepara y ya viene actuando sobre los hechos en una permanente y franca provocación hacia los sectores organizados del pueblo mexicano. Para ejemplificar lo anterior sólo basta con mirar los sucesos últimos de la entidad. En la semana que acaba de terminar, el gobierno vuelve a la carga en contra de los moradores de las casas del estudiante, arremetiendo en una de ellas y deteniendo a 7 de los muchachos por manifestarse en contra de los recortes a su subsidio, como consecuencia de la decisión del congreso local de disminuir el presupuesto a la UMSNH por órdenes de “peñista” Silvano Aureoles. Un día después, la policía estatal y federal arremete en contra de los comuneros de Caltzontzin en Uruapan, quienes se manifestaban de manera pacífica en exigencia de la devolución de terrenos que les arrebató el ayuntamiento de

manera ilegal. Como consecuencia de este hecho represivo 17 comuneros fueron detenidos y un número indeterminado fue salvajemente reprimido, incluidos niños y ancianos.

Al enojo popular ante el descrédito y las evidentes muestras de corrupción y enriquecimiento de la clase política y patronal y ante los duros embates de las medidas económicas en contra del país en general, el gobierno arremete modificando las leyes del estado para asegurar las ganancias excesivas de los capitalistas de dentro y de fuera del país, al mismo tiempo que se asegura de promover los cambios legales para actuar sin contemplaciones en el ejercicio de la represión con la finalidad de detener a como sea la respuesta de las masas.

Tal y como lo resolviera la IV Asamblea Nacional Popular en la Ciudad de México apenas este fin de semana, es necesario lograr la mayor confluencia de fuerzas y lograr una organización de carácter popular de alta envergadura como respuesta a la cada vez mayor embestida del estado. En la Entidad, también la Asamblea Popular, surgida de las manifestaciones de protesta en contra del “gasolinazo”, se ha pronunciado en este sentido y ha convocado a fortalecer este espacio como elemento aglutinador que defienda los intereses del pueblo anteponiendo las diferencias existentes -sin desestimarlas- y haga posible las consignas que le dieron forma: por la derogación del aumento a las gasolinas, las reformas estructurales y la exigencia de la renuncia de Peña Nieto.

¡Alto a la represión en contra de las organizaciones del pueblo! ¡Abajo el Gasolinazo! ¡Libertad inmediata para el Doctor José Manuel Mireles y los 17 comuneros detenidos en Caltzontzin! ¡Fuera Peña!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *