EN JALISCO, EL NARCO DESAFÍA AL ESTADO MEXICANO. El CARTEL JALISCO NUEVA GENERACIÓN RECIBE ADIESTRAMIENTO DE EX MILITARES DE ESTADOS UNIDOS Y AMÉRICA LATINA

derriban helicoptero del ejercito en jalisco

Tomado del Wall Street Journal

GUADALAJARA, Jalisco-El auto blindado en el que viajaba la máxima autoridad policial del asediado estado de Jalisco acababa de doblar una esquina en las afueras de esta cosmopolita ciudad mexicana, cuando unos doce hombres armados del cártel Nueva Generación de Jalisco dispararon más de 200 balas sobre el vehículo.

“Cuando íbamos a responder a la agresión, detonaron dos granadas”, dijo Alejandro Solorio, el comisionado de seguridad pública del estado.

Este ataque lanzado a finales de marzo, en el que no hubo víctimas fatales, presagió la creciente ola de violencia que ha envuelto a Guadalajara, capital del estado y la segunda ciudad más grande de México. Dicha ola alcanzó su clímax el 1 de mayo con el derribo con granadas propulsadas por cohetes de un helicóptero del ejército, ataque en el que murieron ocho soldados.

Esas bajas, una de las peores sufridas en un solo día por el ejército mexicano en su larga batalla contra los narcotraficantes, convirtió al otrora oscuro grupo de pandilleros de Nueva Generación en el enemigo número 1 del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

Miles de soldados, respaldados por vehículos blindados y una cuasi-militarizada policía federal, están convergiendo en Jalisco para frenar al cártel, que según las autoridades ha vendido cientos de millones de dólares en metanfetaminas contrabandeadas y cocaína de América del Sur a consumidores en México, EE.UU. y otros países. El gobierno tomó la inusual medida de nombrar a un general para dirigir esa misión.

“Los actos violentos del crimen organizado, lejos de frenar la acción del Gobierno, fortalecen la determinación del Estado mexicano para hacer valer la ley”, dijo Peña Nieto después del ataque al helicóptero.

Cuando Peña Nieto asumió su cargo, en diciembre de 2012, trató de distanciarse de la estrategia de su predecesor Felipe Calderón, que había desplegado tropas contra los narcotraficantes. A lo largo de seis años, la estrategia de Calderón dejó 100.000 mexicanos muertos, más de 20.000 desaparecidos y un público mexicano aterrorizado.

El gobierno de Peña Nieto argumentó que podía disminuir la violencia y derrotar a los narcos mediante el trabajo coordinado de los servicios de inteligencia y ataques quirúrgicos contra los jefes criminales. Los homicidios han bajado. Y el gobierno ha logrado encarcelar o dar de baja a 93 de los principales 122 sospechosos.

Pero esta estrategia tuvo la consecuencia involuntaria de dividir a los cárteles en subgrupos más pequeños y a veces más peligrosos. Peña Nieto debió entonces recurrir a la misma táctica de su predecesor, enviando tropas a varios estados asediados por las pandillas de la droga. Entre esos estados se halla Jalisco, uno de los motores económicos de México

Funcionarios y analistas de seguridad han dicho que luego de la captura o eliminación física de la mayoría de los líderes de Los Zetas en el noreste del país, el cártel Nueva Generación es quizás la empresa criminal más audaz y siniestra de México. Al igual que Los Zetas, formado originalmente por desertores del ejército, Nueva Generación emplea métodos paramilitares y ha recibido entrenamiento táctico de mercenarios mexicanos y extranjeros, dicen estas personas.

“El incidente del helicóptero fue una declaración de guerra. El ejército tiene que mostrar fortaleza. Se vienen meses muy duros en Jalisco”, dijo Diego Petersen, un columnista del diario El Informador de Guadalajara.

Guadalajara, famosa por ser la cuna del tequila y la música mariachi, ha albergado poderosos narcotraficantes durante décadas. El cártel de Guadalajara fue fundado por traficantes del estado de Sinaloa que en la década de 1970 fueron desplazados de esa región por los militares. Ese cártel dominó el comercio de narcóticos de México hasta el asesinato de un agente anti-drogas de EE.UU., que en 1985 llevó a ambos países a cooperar para la destrucción del grupo narco.

Guadalajara está en una ubicación estratégica para el trasiego de droga. Está cerca de los puertos del Pacífico y bien conectada con las rutas hacia California y Texas”, dijo Jorge Rocha, sociólogo e investigador en el Instituto Tecnológico de la Universidad de Guadalajara.

El cártel Nueva Generación, un nombre que según los expertos apunta a diferenciarlo del viejo cártel de Guadalajara, se creó en 2010 tras el asesinato por fuerzas federales del jefe regional del cártel de Sinaloa, bajo cuya autoridad se encontraba Jalisco.

El nuevo cártel se dio a conocer al público mexicano en 2011, cuando, cuando—bajo la denominación “Los Matazetas”—se atribuyó la responsabilidad por la muerte de 35 presuntos miembros de aquel grupo rival en la ciudad portuaria de Veracruz. Nueva Generación se fortaleció en los últimos meses luego de que las fuerzas federales debilitaran a Los Zetas y a Los Caballeros Templarios, que controlaban al estado de Michoacán, en la frontera de Jalisco, dijeron funcionarios y expertos mexicanos.

“Tienen grados y jerarquías como los ejércitos. Están muy unidos en torno a su líder y han hecho de la lealtad un valor supremo”, dijo Alfonso Quintero, un capitán de la fuerza aérea mexicana retirado que ahora se especializa en temas de inteligencia.

Ex miembros de los Kaibiles, las temidas fuerzas especiales del ejército de Guatemala, y veteranos militares mexicanos dieron entrenamiento estratégico y paramilitar al grupo, dijo Solorio, el comisionado de seguridad del estado. Miembros del cártel capturados también han informado que al menos un veterano estadounidense (un marine “Muy agresivo, muy loco”) también ha estado entrenando a sicarios del grupo. “Creemos que le pagaron mucho dinero”, dijo Solorio.

Las armas del cártel—granadas propulsadas por cohetes, misiles antitanque y rifles de francotirador calibre 50— vienen principalmente de los mercados negros de EE.UU. y América Central, según las autoridades mexicanas. Los soldados han incautado fábricas improvisadas en las montañas de Jalisco, donde miembros del cártel ensamblan sus propios rifles de asalto, dicen los funcionarios.

Nueva Generación no tiene miedo de devolver los golpes al gobierno, que ha estado tratando de capturar o matar al presunto capo del cártel, Nemesio “El Mencho” Oseguera, y a otros líderes del cártel. La reciente ola de violencia surgió a finales de febrero tras la detención de Abigail “El Cuini” Valencia, a quien las autoridades han identificado como el cerebro financiero del cártel. Solorio dijo que el arresto de Valencia precipitó el ataque al helicóptero. Las autoridades han detenido a seis personas en relación con el ataque al helicóptero y a varias más en relación con otros ataques.

Los servidores públicos han sido una de las tarjetas de presentación de Nueva Generación. Las autoridades dicen que la banda ha asesinado a medio centenar de representantes del gobierno en los últimos dos años solamente, incluyendo el secuestro y asesinato de un diputado federal en 2014 y el asesinato del secretario de Turismo de Jalisco en 2013.

El 6 de abril, presuntos miembros del cartel asesinaron a 15 agentes de la policía estatal en una emboscada al estilo guerrillero en una carretera que conecta Guadalajara con Puerto Vallarta, la mítica playa del Pacífico, en venganza por el asesinato de un jefe de nivel medio de Nueva Generación, dijeron funcionarios estatales.

A pesar de la larga historia de la ciudad con los carteles de narcóticos, la violencia reciente ha puesto nerviosos a muchos en Guadalajara.

“Intentamos hacer una vida normal. Pero uno es consciente de que hay riesgos, y eso da temor”, dijo Dante Haro Reyes, jefe de un Consejo Ciudadano de Seguridad Pública de Guadalajara.

TOMADO DEL WALL STREET JOURNAL

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.