COLUMNA LIBRE EXPRESIÓN… Por: Carlos Monge. SILVANO AUREOLES: TIEMPO DE CUMPLIR…

Libre-expresion_mainstory211-300x124

“Es preciso saber lo que se quiere; cuando se quiere, hay que tener el valor de decirlo; y cuando se dice, es menester tener el coraje de realizarlo”… Georges Benjamin Clemenceau. (1841 – 1929). Político y periodista francés.

Es de celebrarse que el Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, mantenga un discurso contundente y medible, tal como lo hizo desde que rindió protesta ante la Septuagésima Tercera legislatura el pasado primero de octubre.

El problema es que los tiempos que él mismo ha establecido para resolver diversos conflictos estatales se han empezado a cumplir y no necesariamente están resueltos, mientras establece nuevos plazos para que respeten la ley tanto el magisterio Democrático, como los normalistas.

Para empezar y en un tema sensible para el estado, ya pasaron los 15 días que dio como plazo a los presidentes municipales para que presenten a sus responsables de seguridad pública, con los exámenes de control y confianza aprobados; pero todavía no ha dicho cuántos cumplieron y en todo caso, a cuántos denunció o denunciará por no hacerlo.

Así también en el caso del abasto de medicamentos, primero dijo se lograría el ciento por ciento en 15 días y luego aclaró que la meta se lograría en un mes, aunque en este caso señaló que ya está al 97 por ciento.

Ahora en su discurso ha sumado retos que se antojan complicados:

  1. Descontar el día a más de 16 mil profesores michoacanos por participar en el paro de labores del pasado 12 de octubre.
  2. Señalar que el maestro que no se evalúe será despedido.
  3. La advertencia que hizo a normalistas: “es la última vez que les permito que bloqueen la autopista” y argumentó y con razón, porque “la sociedad está hasta el gorro”.

Si bien es cierto que ante semejantes declaraciones tiene el respaldo de una mayoría de michoacanos, e incluso de los liderazgos estatales panistas, también lo es que de no cumplirlos, la luna de miel se le diluirá entre sus manos en muy poco tiempo.

Hasta ahora, ha sido el propio Ejecutivo estatal, prácticamente el único que ha fijado postura ante los diversos retos que ha enfrentado en las casi 3 semanas de gobierno, mientras varios de sus funcionarios de primer nivel, pareciera que no quieren ni asomar la cabeza, o de plano, lo tienen prohibido.

Insisto que debe celebrarse lo claro y medible del discurso de Aureoles Conejo, pero sería extraordinariamente lamentable que no pudiera sostenerlo en los hechos, especialmente cuando sus funcionarios, como la propia Secretaria de Educación, Silvia Figueroa Zamudio, apenas ha dicho que a ella la “mandaron a trabajar con lo que hay”, en un evidente contraste con lo dicho por su jefe.

En fin, Silvano Aureoles deberá:

  • Entregar cuentas de los directores de las policías municipales cuanto antes.
  • Demostrar que hay suficiente coordinación con la Federación y capacidad, para efectivamente identificar y sancionar a los profesores participantes del paro de labores.
  • Despedir a todos los profesores que decidan negarse a ser evaluados y tener una estrategia clara y contundente, que le permita mantener la gobernabilidad ante las advertencias y el enfrentamiento que seguramente están deseando lo profesores democráticos y los normalistas.
  • Tener suficientes elementos policiales y el respaldo federal, en caso de que el diálogo no funcione, como no ha funcionado desde hace mucho con dichos grupos, para poder impedir que vuelvan a bloquear alguna autopista.
  • Definir cuánto más es prudente que únicamente él fije posturas y fechas para solucionar los conflictos que se presentan y evitar con ello, que su imagen pueda debilitarse demasiado pronto.

Insisto, la vara que se ha fijado Silvano Aureoles es alta, así que ojalá pueda hacerle frente en el terreno de los hechos.

 

No entiendo…

 

Su paso por la Rectoría de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo no fue destacable, acusó al Sindicato de Empleados y fue acusado por ellos mismos, por contratar de manera innecesaria e irregular a unos 500 trabajadores, pero el tema quedó sólo en el ámbito mediático.

No logró avances para regularizar el Sistema de Jubilaciones y Pensiones y el déficit presupuestal de la Casa de Hidalgo continuó su caída libre.

La ingobernabilidad que padecía Michoacán y la necesidad del Comisionado Alfredo Castillo por tener a un personaje a modo para mantener las riendas del poder estatal, lo llevaron a asumir de manera interina el Solio de Ocampo.

Sin embargo y pese a tan alta responsabilidad, no quiso o no pudo dejar una huella importante, por el contrario, imitó las más desafortunadas prácticas de ex gobernadores que sí tenían adeudos partidistas.

Primero, optó por no descuidar sus asuntos personales, aunque no imprescindibles, como correr maratones pese a que con ello tuviera que ausentarse de su sorpresiva responsabilidad; asistió a eventos partidistas cuando comprometió que no lo haría, le dio trabajo a familiares en instancias de gubernamentales y el colmo, entregó, regaló o como haya sido, 22 notarías, al más viejo, contradictorio y desafortunado estilo michoacano.

Y pese a todo ello, el gobierno de Enrique Peña Nieto lo premió con la Subsecretaría de Educación Superior. Así que, estimado lector, le confío… no entiendo.

 

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias.

cmongem@hotmail.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.