COLUMNA BÚSQUEDA: SILVANO LE QUITA COMUNIDADES Y ESPACIO A LOS GRUPOS DELICTIVOS EN TIERRA CALIENTE

unnamed-28-e1476655977534-650x448

BÚSQUEDA

Por Andrés Resillas

El gobernador Silvano Aureoles Conejo está tratando de erradicar la violencia de la Tierra Caliente. Y el planteamiento que aplica no es descabellado, el de tomar en cuenta a todos los sectores de la sociedad en las comunidades a atender.

Un ejemplo es Pinzándaro, cuna de los Viagras, y donde se había convertido en la guarida y centro de operaciones de estos delincuentes. Gracias a la intervención gubernamental, poco a poco la comunidad está retomando las propias riendas de su futuro.

Es un ejemplo del rescate gubernamental.

Lo mismo está pasando con Cenobio Moreno, La Ruana y Tepalcatepec. Y no ha sido fácil, en Tepalcatepec tuvo que existir previamente un acercamiento con los líderes regionales para lograr formar el Comité Ciudadano.

El asunto es que conforme se va adentrando hacia la costa, el problema de la delincuencia y de las células dispersas es muy grave. Básicamente por la producción de las drogas sintéticas como el Cristal, cuyo preció oscila en 250 mil pesos por kilogramo entregado en Michoacá.

Saliendo de la entidad, tal droga llega a valer varias veces más.

El único pero es que no observamos una estrategia policiaca, claro con el auxilio del Ejército Mexicano.

La ruta de la drogas, tanto sintéticas como la marihuana está conformada desde Aquila y Coahuayana hasta Cuatro Caminos como epicentro, pues hay las variantes del resto de la Tierra Caliente como el Bajo Balsas y la parte que colinda con Jalisco.

Está claro que la enorme estructura que tenían los Caballeros Templarios logró segmentarse y ahora lo que el gobierno llama células delincuenciales ya operan por regiones específicas, es decir, se repartieron de manera natural todo el territorio estatal.

A eso hay que sumarle la penetración que ya logró a estas alturas el Cartel Jalisco Nueva Generación, el cual está presente desde el lado de Aquila, Tepalcatepec, el Bajío, Zamora, Sahuayo y toda la zona del lago de Chapala que colinda con los dos estados.

El problema de la estrategia de Silvano Aureoles en rescatar las comunidades de Tierra Caliente es que no le alcanzará el dinero para solventar tantas necesidades materiales.

El atraso es demasiado y los recursos económicos comienzan a escasear. Pero la idea es buena: que sean los propios habitantes los que decidan las obras y medidas a realizar para mejorar el colectivo social.

También hay que resaltar que los programas federales están llegando hasta la Tierra Caliente, lo que no ocurría con anterioridad; ahora los delegados federales han tenido que conocer esos lares abandonados por el gobierno.

Si el gobernador Silvano Aureoles tiene la capacidad de mediar con los líderes regionales, aquellos que realmente se interesan por el bienestar de la gente, tendrá éxito en su labor; debe existir una relación transparente y franca con todas las comunidades.

Poco a poco Michoacán tiene que salir de la eterna crisis que ha padecido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.