OPINIÓN. «CASANDRA» EN LA ERA DEL COVID-19. Por Teresa Da Cunha Lopes

Desde el inicio (hace dos meses), hablé de la necesidad de usar máscaras : se rieron un@s, me mandaron comunicados otr@s, que me informara mejor ( l@s que nunca se informan ), me insultaron de “capitalista”, “racista” y “ conservadora “ ( demasiad@s) .

Después hablé durante semanas, de la necesidad de hacer cuarentena, quedar en casa : se rieron un@s, me mandaron comunicados otr@s, que me informara mejor ( l@s que nunca se informan ), me insultaron de “capitalista”, “racista” y “ conservadora “ ( demasiad@s) .

Intenté alertar para la necesidad de un paquete de estímulos fiscales y económicos: se rieron un@s, me mandaron comunicados otr@s, que me informara mejor ( l@s que nunca se informan ) , me insultaron de “capitalista”, “racista” y “ conservadora “ ( demasiad@s) .

¿Qué pasa cuando publico sobre la necesidad ( urgente) de testes masivos, incluyendo un plan nacional ( estado por estado ) que incluya una apropiada implementación de los tres tipos de testes? Se ríen un@s, me mandan comunicados otr@s, que me informe mejor ( l@s que nunca se informan ) , me insultan de “capitalista”, “racista” y “ conservadora “ ( demasiad@s) .

¿O , cuando habló de estar muy atent@s a los riesgos de brotes de discriminacion , de racismo, de intolerancia, de linchamientos , de aumento de violencia contra grupos vulnerables , de los riesgos para con las poblaciones indígenas, de las derivas autoritarias, de las regresividades obscurantistas, del valemadrismo de los políticos, de la impreparación general ? Se ríen un@s, me mandan comunicados otr@s, que me informe mejor (l@s que nunca se informan), me insultan de “capitalista”, “racista” y “ conservadora “ ( demasiad@s) .

Continúen, por favor. Continúen riéndose , como carroñer@s , continúen pensando que no “ me informo “ antes de publicar una opinión o de hacer un comentario sobre lo que estamos viviendo, por favor, no dejen de insultarme por inbox, o directamente, en pleno muro …continúen, continúen, y después no se espanten con la recesión económica, con las tragedias personales de familias diezmadas, con las curvas que día a día van en aumento; con la ruptura del sistema de salud y, con los brotes de violencia social alimentados por la supina ignorancia de much@s .

Yo, por mi parte ya estoy habituada a mirar , con la impotencia de una “Casandra” en el siglo XXI, el caos generado por las consecuencias nefastas de la ausencia de respuestas adecuadas (y, en tiempo y forma) ante escenarios anunciados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.