HEMOS RECUPERADO LA RECTORÍA DE LA EDUCACIÓN EN MICHOACÁN: ALBERTO FRUTIS

REDACCIÓN//

El secretario de Educación, Alberto Frutis Farías, aseveró que después de varios años de dominio de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el Gobierno del Estado logró recuperar la rectoría de la educación pública en Michoacán.

Afirmó que esto fue posible gracias al proceso de saneamiento que inició con la llegada del gobernador Silvano Aureoles Conejo en octubre del 2015, luego de un largo periodo donde la CNTE había logrado, incluso, contar con dos secretarios afines a su expresión sindical: Graciela Carmina Andrade García Peláez durante la administración de Leonel Godoy (2008-2012), y Aída Sagrero, en tiempos del gobernador Lázaro Cárdenas Batel (2002-2008).

Muestra de esta transformación, dijo Frutis Farías, es que ya no existen tampoco funcionarios de primer, segundo y tercer nivel de la Secretaría de Educación en el Estado (SEE), que pertenecen a la Sección XVIII de la CNTE.

Agregó que paulatinamente la estructura de la SEE se ha modificado y ahora tiene directivos que siguen fielmente la línea de trabajo y los programas institucionales que en materia educativa ha establecido el Poder Ejecutivo.

“Si yo pudiera utilizar una palabra para explicar ese fenómeno, sería el de descolonizar; cuando llegamos había muchos directivos que estaban ligados estrechamente a la dirección de la CNTE en el estado», expuso.

El funcionario silvanista destacó que hoy se cuenta con una estructura de mando propia, y ya no bajo el control del sindicato.

“Podemos afirmar que para la Sección XVIII de la CNTE Michoacán era casi un paraíso; la estructura burocrática estaba ocupada por esa facción. Y lo peor es que ese control descendía hacia las coordinaciones regionales, luego a los supervisores, inspectores y finalmente los directores; lo que provocaba que tuvieran el control y que la educación fuera rehén de ellos», detalló.

Entrevistado en sus oficinas, el funcionario precisó que ahí mismo en las oficinas centrales, los espacios estaba poblados mayoritaramiento por centistas.

“En la estructura de oficina, en el edificio central, laboraban más de cinco mil personas, la mayoría docentes comisionados. Eso lo tuvimos que cambiar», sostuvo.

Alberto Frutis expresó que todo el funcionariado nuevo es personal de su confianza y que ya no hay colonizadores, es decir, que había regresado a todos a sus puestos de origen.

“Nosotros no estamos tampoco en una actitud radical, lo único que pedimos es que se apeguen al Estado de Derecho; ya no permitiremos más bloqueos y tomas de oficinas.

“La educación pública de Michoacán tiene funcionar normalmente; estamos haciendo un enorme esfuerzo por cumplir con las demandas de la CNTE, pero sí les exigimos que no abandonen las aulas; los niños no tienen porque sufrir las consecuencias”, finalizó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *