DECLARAN CULPABLE DE FEMINICIDIO AL ESPOSO DE GABRIELA; LOS HECHOS FUERON EN UN NEGOCIO DE AVENIDA CAMELINAS

POR ANDRÉS RESILLAS

Para los jueces Francisco Ignacio es el asesino de su esposa Gabriela.

Fue el nueve de julio del 2019 cuando Francisco Ignacio a las 7:15 horas entró al negocio de comida con un cuchillo en mano y la atacó.
Gabriela se resistió a la agresión corrió a refugiarse a la cocina pero Francisco la acorraló.

De acuerdo con el forense el cuerpo de Gabriela presentó 50 heridas y laceraciones, principalmente en su cuello y en su cara.
La pareja llevaba dos meses de separación pero la violencia no se detuvo con ese distanciamiento. Familiares de Gabriela testificaron en el juicio que Francisco Ignacio la vigilaba y la acechaba de manera constante una vez que se habían separado.
«Si no estás conmigo, con nadie más», le sentenció Francisco a Gabriela según la versión de uno de sus familiares.


Los jueces declararon culpable a Francisco ante 2 evidencias cruciales:

1.- El vídeo que captó la entrada del asesino al local del restaurante sobre la avenida Camelinas; ahí también se aprecia que el hombre sale sin la gorra que llevaba y regresa por ella al lugar del crimen y es entonces cuando se le descubre su rostro.


2.- Horas más tarde del crimen Francisco fue capturado por la Fiscalía y llevado a los separos donde además de ser interrogado se le ubicó una mácula de sangre en una de sus orejas

El estudio de ADN de esa mácula de sangre resulta positiva y es correspondiente al que registra el cuerpo de Gabriela.


También la Fiscalía documentó una denuncia que Gabriela había interpuesto por violencia física meses antes de su ataque y asesinato.
Incluso la madre de Gabriela afirmó que Francisco ya la había amenazado con un cuchillo, por lo que fue en ese entonces cuando decidió terminar con la relación.


Ante todas estas evidencias los jueces declararon culpable a Francisco y lo pueden sentenciar a una condena de hasta 40 años de prisión por el delito de feminicidio.


Ahora los jueces tienen la palabra, pero también el destino de Francisco Ignacio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *