COLUMNA BÚSQUEDA: EL EJÉRCITO COMPRADO EN SINALOA Y EL GOBIERNO VIOLA LEY AL DIFUNDIR DATOS DE AVERIGUACIÓN. Por Andrés Resillas

170044_grande_blq3jruP

Es vergonzante cómo tenemos un gobierno federal infiltrado, a través del ejército, por el narcotráfico en el estado de Sinaloa, así como el hecho de que estén filtrando datos a periodistas, que están dentro de las averiguaciones en el caso de la captura de El Chapo Guzmán.
Lo digo con hechos concretos, verificados y corroborados por dos involucrados; Sean Penn y el hijo de El Chapo Guzmán. Me explico.
Días pasados, la cadena de Estados Unidos CNN entrevistó al periodista mexicano José Luis Montenegro, autor del libro Los Narcojuniors. A raíz de esa investigación el periodista estableció una relación con uno de los hijos de El Chapo.
Ese hijo le confesó que su padre desobedeció la advertencia de toda la familia, pues les dijeron que lo estaban buscando en Los Mochis y que no bajara de la sierra; sin embargo, el capo tenía ganas de hacer una reunión familiar con su madre, sus nietos, su primera esposa y otros familiares.
Pero también le relató que él había llevado a Sean Penn y Kate del Castillo del pueblo de Cosalá hacia el rancho del narco, pero que en el camino se encontraron con un retén militar y que cuando el hijo se identificó, los soldados les abrieron paso.
Ese mismo pasaje, con los mismos detalles, es relatado por Sean Penn en la entrevista publicada por la revista Rolling Stone; es decir coinciden plenamente y eso en periodismo lo llamamos cruzar la información entre varias fuentes para ver si es verdadera.
Es un hecho: el Ejército Mexicano en Sinaloa está controlado por el cártel de El Chapo; lo corrobora también le hecho de que no fue considerado en el operativo para su captura. Si los militares se hubieran enterado, téngalo por seguro que no lo atrapan.
Otro asunto grave, es que todas las conversaciones, protocolos, involucrados y medios para capturar al capo están siendo filtrados por la PGR a periodistas privilegiados, como son los casos de Carlos Marín del periódico Milenio y Carlos Loret de Mola de Televisa.
Es grave que una información que forma parte de la averiguación y del expediente judicial esté siendo filtrada por las autoridades; las cuales deben ser las primeras en mantener el sigilo de la investigación. Eso es gravísimo y lo hacen sólo para aplicar una estrategia mediática y tapar la serie de complicidades de corporaciones como el Ejército Mexicano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.